Sport.es Menú

Análisis Samsung Galaxy Watch Active 2: La perfecta combinación entre elegancia y funcionalidad

Os contamos nuestra experiencia con la última propuesta de Samsung en el ámbito de los smartwatch

Un reloj que presenta pocos cambios respecto a su modelo anterior, aunque importantes

Análisis Samsung Galaxy Watch Active 2: La perfecta combinación entre elegancia y funcionalidad
Análisis Samsung Galaxy Watch Active 2: La perfecta combinación entre elegancia y funcionalidad | sport

El smartwatch es un dispositivo que muchos usuarios están experimentando con más frecuencia. No es para menos, pues a diferencia de los primeros modelos, ahora cuentan con funciones más interesantes y es muy fácil adaptarse a ellos. Usar estos dispositivos en nuestro día a día levantarán un interés por controlar nuestros hábitos alimenticios, hacer deporte, o sencillamente disponer de otra forma más cómoda de pago, entre otros ejemplos. Samsung lleva ya unos años en el negocio, y ahora ha lanzado al mercado su última propuesta en el ámbito de los relojes inteligentes: el Samsung Galaxy Watch Active 2. Aquí en Sport hemos tenido la oportunidad de analizarlo y a través de este artículo os contaremos nuestra experiencia con el dispositivo.

Antonio Vallejo

El Samsung Galaxy Watch Active 2 (vamos a llamarlo Active 2 en este texto para abreviar), es una evolución lógica del primer Active lanzado en abril de este mismo año. Pocos han sido los cambios que se han introducido en esta nueva versión, aunque no por ello importantes. Y es que si bien ha sido un movimiento conservador por parte del fabricante surcoreano en cuanto al lanzamiento de este nuevo dispositivo, han conseguido pulir la experiencia hasta conseguir uno de los mejores smartwatch para teléfonos Android hasta la fecha. Este dispositivo también es compatible con iOS. No obstante, no hay duda de que ese es un terreno en donde el Apple Watch viaja solo.

Especificaciones

El Active 2, cuenta con una pantalla Super AMOLED de 1,4” y una densidad de 360 píxeles por pulgada. Como viene siendo habitual, el dispositivo monta el Exynos 9110, chip de Samsung basado en el Cortex-A53 de doble núcleo a 1,15 GHz. Además contamos también con el Mali-T720 en cuanto a GPU. El primero de los cambios respecto al modelo anterior lo vemos en su memoria RAM. Y es que ahora contamos con 1.5 GB de RAM respecto a los 768MB del original. Además, contamos también con 4GB de almacenamiento interno. Si bien es cierto que cuanto más mejor, en el caso de un smartwatch, 4GB nos parece acertado y de sobra para las funciones que requeriremos en nuestro día a día. Este dispositivo también cuenta con una batería de 340 mAh, compatible con carga inalámbrica, así como disponer de versiones con conectividad 4G compatible con eSim.

El Active 2 viene en dos tamaños y disponible en aluminio y acero inoxidable

En cuanto al software, el Active 2 también está basado en Tizen 4.0, la última versión del sistema operativo de Samsung ideado para su gama de relojes inteligentes. Éste a su vez cuenta con la capa de personalización One UI Watch 1.5 de Samsung, ofreciéndonos una buena y elegante experiencia en su uso. No obstante, una de las cosas que puede molestar al usuario al configurar por primera vez un smartwatch de Samsung, es la cantidad de apps, servicios y pluggins que deberemos de instalar en nuestro teléfono para poder sincronizar correctamente nuestro reloj con el terminal. Y es que además de la app Samsung Wear, deberemos de instalar también extensiones para la correcta transferencia de datos entre terminales, y además Samsung Health si queremos hacer seguimiento de nuestro sueño, dieta ejercicios y estado corporal. Quizás una aplicación madre que controle todos estos elementos y las distintas extensiones para hacer funcionar nuestro reloj con el teléfono hubiera sido más cómodo y rápido a la hora de poner a punto este smartwatch.

Sensación de calidad

El contenido de la caja y la primera impresión al tenerlo atado a nuestra muñeca nos ha dado una sensación de calidad propia de los dispositivos de Samsung. Disponemos del Active 2, la correa y una estación de carga inalámbrica, para colocar nuestro reloj cómodamente en la base cuando necesitemos cargarlo. Hay que tener en cuenta que este reloj cuenta con 4 versiones y dos tamaños, en función de su material (aluminio o acero inoxidable), conectividad (solo bluetooth o 4G), y tamaño de caja (40 o 44mm).

Durante las dos semanas que hemos contado con este dispositivo en nuestro día a día, hemos podido comprobar que Samsung ha elevado la experiencia general de este dispositivo, cumpliendo de forma efectiva y eficiente con las funciones en las que lo hemos puesto a prueba. Adaptarse a este tipo de dispositivos para aquellos que no han tenido la ocasión de probarlo, es todavía más fácil. Aquí contamos con funciones bastantes atractivas como Samsung Pay, un modo acuático cuando lo usamos en natación y demás, modo cine en caso de querer desactivar todas las notificaciones hasta dentro de un periodo determinado, sus funciones de fitnessmonitor de frecuencia cardíaca y estrés, y un largo etcétera. No obstante, si hay que mencionar una característica que haga muy práctico disponer de este reloj, es sin duda Samsung Pay.

Una de las opciones más acertadas a la hora de manejar un reloj inteligente es contar con la tecnología NFC para poder pagar en establecimientos directamente con un giro de muñeca. Y en eso el Active 2 lo borda. Usando Samsung Pay para gestionar nuestras tarjetas, podremos pagar en un instante y cómodamente. Sin duda se trata de una característica muy atractiva, facilitando un poco más nuestro día a día.

Además, el reloj cuenta también con Bixby, el cual si bien es cierto que no se trata del mejor asistente de voz dadas sus limitadas funciones, es un añadido bastante agradable a la hora de querer sincronizar alarmas, obtener información del tiempo, o conocer datos curiosos, entre otras opciones.

A través de Samsung Wear podemos controlar casi cualquier ajuste del reloj, para una gestión más cómoda. Disponemos de una gran cantidad de esferas de personalización, así como las que están disponibles en la tienda de Samsung. Además, también podremos configurar una solicitud de auxilio. Y es que en caso de emergencia, con tan solo pulsar tres veces hará una llamada al teléfono que hayamos asignado. Una medida que nos puede servir de gran ayuda en caso de una emergencia.

Una de las mejores características de este reloj es sin duda su pantalla Super AMOLED. En ésta veremos diferenciados con total claridad todos los elementos del dispositivo. Además cuenta con un brillo que funciona de forma bastante correcta cuando nos encontramos en la calle o en un día de máxima claridad.

La pantalla Super AMOLED es uno de sus puntos fuertes | Antonio Vallejo/Sport

De borde rotatorio a deslizante

La gama Active se deshizo por completo de los bordes rotatorios, los cuales permitían de un mayor control a la hora de navegar por la interfaz del dispositivo. El Active 2 los trae de vuelta, aunque esta vez con un borde deslizante. De esta forma, podremos pasar entre aplicaciones y widgets deslizando nuestro dedo por el borde. Muchos usuarios se quejaron de la eliminación de esta característica en el primer Active, ahora está de vuelta aunque quizás no como se esperaba. No obstante, aún no disponer de un elemento físico al que apoyarse, esta característica funciona francamente bien. Todo lo contrario a la activación del reloj al girar la muñeca. Y es que en según qué situaciones, hemos detectado que dicha función no funciona del todo bien, teniendo que dar dos toques a la pantalla para activarlo. Si por el contrario lo deseamos, podemos configurar el reloj para que la pantalla esté siempre activa, algo ideal aunque conlleva a un mayor consumo de batería.

Una batería a la que le pedimos más

La batería es quizás uno de los puntos negativos más destacados de este reloj. Y es que es inevitable, ya que cuantas más funciones disponga un dispositivo de tales características, necesitará de un mayor consumo. Y a mayor batería, mayor tamaño o peso del producto, algo que los fabricantes no recurrirían en el caso de un smartwatch si no es para añadir alguna característica fundamental. En el caso del Active 2, pasamos de los 25g del primer modelo a los 42g. ¿La razón? Una mayor batería para las funciones que requieran de conectividad 4G, GPS y demás, algo necesario en caso de querer darle más autonomía al dispositivo sin tener que depender del teléfono. Así pues, el dispositivo nos aguantará fácilmente un día de uso, aunque no esperéis demasiado a partir del segundo, sobre todo si usáis en gran medida las opciones de fitness, entrenamientos y demás, ya que le estaremos dando uso también al GPS. Como habíamos mencionado con anterioridad, el Active 2 cuenta con 340 mAh, un incremento notable respecto al modelo anterior, aunque insuficiente en caso de que queramos utilizar el reloj por más de dos días sin cargarlo. Por otro lado, el disponer de carga inalámbrica es un pro, teniendo tan solo que dejarlo en la base, ya que se acoplará a ella de forma magnética.

Samsung eleva al máximo la experiencia con este dispositivo | Antonio Vallejo/Sport

Un complemento sensacional para el deporte

En cuanto a su vertiente fitness, se trata de uno de los platos fuertes de este dispositivo, ya que está diseñado en torno a ello. Para un uso más eficiente, hace falta descargarnos la app de Samsung Health, ya que enviará todos los datos recogidos por el reloj a dicha aplicación. Para ello deberemos de disponer de una cuenta Samsung. Aquí tendremos multitud de entrenamientos, además de beneficiarnos de su monitor de frecuencia cardíaca (el cual por defecto nos la mide automáticamente cada 10 minutos), contador de pasoscontrol de estréssueño y demás. Quizá uno de los puntos negativos que le hemos visto al modo de entrenamiento es la imposibilidad de acceder a otro lugar de nuestro reloj de forma correcta, ya que el dispositivo apagará la pantalla para ahorrar batería de forma automática. Además, hay veces en las que se abre automáticamente el reproductor de música, imposibilitando saber cuánto llevamos corriendo (por poner un ejemplo). También tendremos la posibilidad de hacer un control de nuestra dieta, con una extensa base de datos en las que registrar los productos que consumimos.

Un complemento perfecto para el deporte | Antonio Vallejo/Sport

Conclusión

Samsung ha logrado con el Active 2, un dispositivo que combina elegancia y funcionalidad en todos sus apartados. Un smartwatch muy completo con un software hecho a medida. Si bien es cierto que su batería es algo insuficiente y a veces el sensor de giro nos ha dado algún que otro problema, No hay duda de que el Samsung Galaxy Watch Active 2 se trata de uno de los mejores relojes inteligentes para terminales Android actualmente. 

cerrar
Sport

SPORT.es

Descarga gratis la app en tu móvil