Valencia BC, un año después vuelve el gran reto

El Estudiantes, a por todas | sport

Sergio Vera

Hace 15 años el Valencia BC, por aquel entonces Pamesa Valencia, levantaba la Copa del Rey. Tras vencer al Pinturas Bruguer Joventut en Valladolid por un claro 89-75 en un equipo que contaba en sus filas con los míticos Nacho Rodilla, Victor Luengo, Aaron Swinson o Berni Álvarez. Desde entonces dos finales perdidas en 2000 y 2006 y un presente en el que se sueña por recuperar el tiempo perdido.

Tras cumplir penitencia durante un año lejos de la Copa, el Valencia BC aterriza en Vitoria con sensaciones encontradas. Por un lado, los `taronja¿ presentan un bloque con el suficiente potencial para conquistar el trofeo mientras que, por otro lado, llegan a la Copa en su peor momento deportivo de la temporada habiendo suspendido en la cuesta de enero.

Los valencianos comenzaron la temporada lanzados pero han sido castigados con dureza por las lesiones -tan sólo Justin Doellman ha estado presente en los 19 partidos de Liga Endesa - lo que les ha obligado a dar pequeños pasos hacia adelante con la participación de temporeros como Chris Quinn, Lukauskis, Lavergne o Gelabale, rompiendo inevitablemente su evolución y crecimiento como equipo.

Su excelente primera vuelta les ha permitido partir como cabeza de serie y evitar a Barça Regal, Real Madrid y Caja Laboral por lo que se postulan como una de los grandes favoritos en su parte del cuadro para alcanzar la final. El primer obstáculo que deberán superar será Asefa Estudiantes y, si se fían de los precedentes, existen motivos para el optimismo: Las dos veces que se midieron en cuartos, en Bilbao 2010 y Málaga 2001, la victoria fue para los valencianos.

Con Perasovic en el banquillo, el Valencia BC ha conseguido una identidad propia que pretende imprimir un alto ritmo defensivo sin renunciar a altas anotaciones. Para ello han reunido el talento suficiente para apuntalar una plantilla en la que la marcha de Victor Claver a la NBA fue el contratiempo más importante este mismo verano. En el apartado de incorporaciones, Pau Ribas está rindiendo a un nivel cada vez más alto, Bojan Dubljevic atesora juventud y calidad a raudales ofreciendo su mejor cara cuando su equipo más le ha necesitado, la continuidad de Kelati ha sido un tremendo acierto y la llegada de Justin Doellman ha acabado de perfilar un ambicioso `roster¿ que domina prácticamente todos los registros. Tan sólo el pobre rendimiento del alero Marko Keselj ha decepcionado en La Fonteta.

JUSTIN DOELLMAN, SEGURO DE VIDA

Desde que aterrizó en España en 2010 de la mano del Lucentum Alicante, Justin Doellman no ha dejado de brillar. Primero fue en la costa blanca, luego en Manresa y ahora en Valencia. Allá donde va rinde y, además, lo hace a lo grande. Lleva tres temporadas dando pasos hacia adelante hasta que el Valencia BC, uno de los grandes ACB, le brindó la oportunidad de subirse a su tren para ocupar el lugar dejado por Victor Claver. Su temporada en Manresa fue simplemente espectacular y tan sólo quedaba saber cómo respondería ante esta nueva aventura. Duda resuelta. Tras diez partidos de adaptación, su regularidad en anotación desde la décima jornada se ha convertido en un seguro de vida.

Este ala-pivot de 28 años y 2,04m es un auténtico martillo pilón en el engranaje taronja. Abre el campo con inteligencia y posee una excelente movilidad y capacidad atlética, algo que hace de él un '4' muy difícil de defender y una amenaza constante para la defensa rival. No brilla por su juego en el poste bajo pero es capaz de generarse tiros a cuatro metros con un alto porcentaje además de correr el campo como el que más . Perasovic confía ciegamente en él -es uno de sus jugadores más utilizados- y Doellman responde haciendo lo que mejor sabe hacer: anotar.

cerrar
Sport

SPORT.es

Descarga gratis la app en tu móvil