Trámite del Barça antes del Clásico

El Barça dominó con facilidad al Acunsa Guipúzkoa en partido aplazado de la cuarta jornada (87-60)

Con Mirotic en la banda, Jasikevicius pudo mover el banquillo, pensando en el duelo de Euroliga ante el Madrid del viernes

Jasikevicius pudo dar minutos a los menos habituales como Brancou
Jasikevicius pudo dar minutos a los menos habituales como Brancou | VALENTI ENRICH

El Barça solventó sin problemas el duelo aplazado ante el Guipuzkoa en el Palau, (87-60), que permitió a Saras Jasikevicius dar protagonismo a jugadores con menos minutos y de paso, dar descanso a sus teóricos titulares pensando en el duelo ante el Madrid del viernes. Pustovyi (15 puntos) y Sergi Martínez (10) aprovecharon sus minutos

Con Mirotic siguiendo el partido en la banda tras haber cumplido el preceptivo confinamiento, junto al lesionado Claver y Higgins, descartado para el partido, el Barça afrontaba el encuentro aplazado de la cuarta jornada ante el Guipuzkoa, con la obligación de ganar y tratar de reservar fuerzas de cara al Clásico del viernes de Euroliga.

Jasikevicius, ante un rival que no debía presentar problemas, dio entrada a jugadores con menos oportunidades y se notó en los primeros minutos. Cierta ansiedad por agradar y hacerlo bien, propició que Guipuzkoa llegara a mandar por un sorprendente 6-10.

Reacciona el Barça

Saras, viendo que el equipo se atascaba, enseguida movió banquillo, dando entrada a sus dos bases, Calathes y Heurtel, que dieron otro aire al equipo, y se sintió mucho más cómodo (18-15). Los guipuzcoanos, perdiendo muchos balones, facilitaron el trabajo al Barça, que sin hacer nada extraordinario dominaban con un Pustovyi de protagonista (26-15). Davies no jugó en la primera mitad.

Una primera ventaja que relajó por completo a los azulgrana. Tras alcanzar una máxima de 13 (28-15), el cuadro de Marcelo Nicola se rehízo tras algunos despìstes en defensa, y endosó al Barça un parcial de 0-11, que les situaba a solo dos puntos (28-26).

Los de Jasikevicius volvieron a ponerse serios en defensa, propiciando muchos errores del rival, y que volvió a deshacerse como un azucarillo, y propició otro arreón del Barça, que abría una máxima renta de 14 puntos (42-28), con un Oriola muy activo. Al descanso, dominio de 13 (44-31) y la sensación de que el partido estaba en el bolsillo sin un juego brillante del Barça.

Plácida segunda mitad

En el tercer cuarto, el Barça salió decidido a romper el partido definitivamente con protagonismo total para Davies (15 puntos). Buenas acciones del pívot  con la ayuda de Hanga, que permitió al Barça una máxima de 23 puntos (60-37) ante un Guipiuzkoa que se desinflaba definitivamente.. 

Presagiaba paliza en toda regla al final del tercer cuarto (70-49) y que confirmó en el último, donde el Barça  jugó a placer para una máxima de 29 puntos (83-54). El viernes será una historia muy distinta, y con Nikola Mirotic, probablemente en el equipo.

cerrar
Sport

SPORT.es

Descarga gratis la app en tu móvil