Sport.es Menú

Pesic aprieta las tuercas en el Barça

Con el 'castigo' a Séraphin, Pesic deja claro que exigirá el máximo a su equipo de cara al play-off

Los blaugrana necesitan recuperar su mejor nivel defenbsivo si quieren aspirar al título liguero

Pesic no consentirá relajaciones como ha demostrado con Séraphin
Pesic no consentirá relajaciones como ha demostrado con Séraphin | EFE

Lo sucedido el domingo en Andorra es la prueba más palmaria de la exigencia de un Svetislav Pesic que está dispuesto a apretar las tuercas al máximo para conquistar un título liguero que se resiste desde 2014.

El técnico serbio expulsó del banquillo a Kevin Séraphin por discutirle sus indicaciones después de mostrar una recurrente falta de intensidad defensiva. Pese a lo mediático de la acción, en principio el club no activará ninguna medida de régimen interno, si bien habrña que esperar a que el equipo regrese al trabajo este martes en el Palau.

De hecho, el discurso posterior de Pesic en rueda de prensa pareció muy medido. “A Séraphin lo hemos ayudado todos desde que llegó. ¡Todos! Y no está contento. ¿Si yo lo castigue? No. Se castigó él mismo. Esto es el Barça, no es una Fundación. Y aquí se exigen resultados”, reflexionó el serbio.

Con estas palabras, el técnico trató de espolear al galo, cuyo concurso se antoja más imprescindible ahora que Ante Tomic arrastra unas molestias musculares en la pierna izquierda que le han hecho perderse los últimos partidos. Entre problemas físicos y su falta de autoridad en la ‘pintura’, el caso es que Séraphin ha pasado de estrella a verse adelantado en la rotación incluso por Artem Pustovyi.

A día de hoy, parece un hecho palmario que el ex NBA no seguirá la próxima temporada en Can BarçaAcaba contrato el 30 de junio y el club ya peina el mercado buscando una especie prácticamente en extinción: un ‘cinco’ dominante.

Catarsis colectiva 

Pesic es consciente de que el exigente cruce de cuartos de la Euroliga con decepción final ante el Efes ha pasado factura al equipo en todos los sentidos. No solo en cuanto a haber dejado escapar una Final Four que han tenido muy cerca, sino también en el apartado físico.

El partido de Andorra tuvo dos partes bien diferenciadas. En el primer cuarto, el Barça Lassa se pareció bastante a ese equipo que parecía haberse quedado sin fuerzas tras el quinto partido ante el Efes. A partir del ecuador del segundo y ya con el pívot francés en los vestuarios, los blaugrana recordaron más al equipo que revalidó la Copa del Rey derrotando al Real Madrid en la final por segunda temporada consecutiva.

Por ello, Pesic está decidido a exigir el máximo a sus jugadores, primero para agotar las opciones de ser primero o segundo y después para luchar por la Liga. El que no se avenga, ya sabe cómo responderá el técnico. Y si no, que pregunten a Séraphin.

cerrar
Sport

SPORT.es

Descarga gratis la app en tu móvil