Los 'Dracs 1991' explotan: "¿Dónde está el nuevo modelo?"

Exigen un mayor esfuerzo del equipo en todos los partidos

Cargan contra el nuevo modelo prometido que todavía no se ha plasmado

Los Dracs 1991 nunca dejan de animar en el Palau Blaugrana
Los Dracs 1991 nunca dejan de animar en el Palau Blaugrana | IGNASI PAREDES

Uno de los grupos de animación del FC Barcelona Lassa en el Palau Blaugrana ha expresado en un comunicado a través de las redes sociales su malestar por la imagen que está dando el equipo esta temporada pero, sobre todo, por la sensación de falta de rumbo de la sección.

'Dracs 1991' ha expresado el por qué de su indignación con equipo y directiva en un mensaje en el que se pregunta dónde está el nuevo modelo y en el que exige a la plantilla más carácter y orgullo en cada partido.

Este es el comunicado al completo:

"Llegados a la mitad de temporada ya lo podemos decir bien claro: estamos decepcionados y preocupados con la marcha de la sección de baloncesto del Barça. Decepcionados porque desde Dracs 1991 tenemos la sensación de que el nuevo modelo de la sección del que se habló en verano no se está llevando a cabo y preocupados porque parece que aquí 'qui dia passa any empeny'.

Vaya por delante que Dracs 1991 es un grupo de supporters con un objetivo deportivo bien claro: Ayudar al equipo a ganar en cada partido. Cuando no es así, no creemos en la solución fácil de los silbidos al equipo para cambiar las cosas y desde que comienza el partido hasta que acaba lo único que tenemos en la cabeza es, repetimos: animar. Solo con una condición: que la plantilla lo dé todo del primer al último minuto en cada partido desde septiembre hasta junio.

Por desgracia, esta temporada ya hemos visto demasiados partidos que eso no se cumple. Creemos que no se cumple por un punto de mala suerte con las lesiones y los pocos efectivos con los que se afrontan algunas partes de la temporada, pero también por otros muchos motivos que nada tienen que ver con la suerte.

Enter estos motivos hay el de un equipo que parece que algunos quieren tirar del carro y a otros ya les está bien ir haciendo; una carga excesiva de partidos que no se corresponden con una plantilla que satisfaga las necesidades del entrenador ni por nombre, ni por características, ni por entrega; un palco prácticamente vacío de apoyo (y un Palau y una Curva Sud que lo están cada día más); y una falta de confianza en los jóvenes que han sido campeones de Europa Junior y ahora han recuperado el trono en el torneo de L'Hospitalet.

També hay una evidente descoordinación entre plantilla y club cuando, entre otroas cosas, se hacen campañas donde se ridiculiza a los jugadores con montajes baratos de Photoshop y se les ponde un 'tió' en el brazo, una corona mal puesto o una oveja que ves a saber de donde sale. ¿Ni se nos pasaría por la cabeza hacerlo con Messi, verdad? Pues el baloncesto merece el mismo respeto.

Con todo esto, ver la intensidad que ponen algunos jugadores y el propi Bartzokas, asi como gente que se preocupa por la sección, como Rodrigo De la Fuente, nos hace mantener algo de esperanza y pensar que la solución no es buscar un cabeza de turco y volver a cambiar el mismo que cambiamos en verano (que era un proyecto viciado que hacia falta cambiar, pero un proyecto) que sería la opción más cobarde.

Creemos que la solución real es llevar a cabo un cambio de modelo real donde el entrenador tenga via libre para confeccionar la plantilla, donde los jugadores se sientan valorados y no ridiculizados, donde reciban el apoyo de todos los estamentos del club y donde los jóvenes tengan cabida. Vaya, cumplir con el modelo que se nos vendió en verano.

Erróneamente se nos venidó que no podíamos ser "el mejor club del mundo" confundiendo el concepto con "ganarlo todo". Ser el mejor club del mundo va más allá y quiere decir tenir presidentes como Josep Sunyol, representar a todo un país en medio de una horrible dictadura o tener jugadores, directivos, empleados y aficionados que luzcan con orgulla la bandera azulgrana. Eso no va con el presupuesto, sino a sentir los colores.

Como no puede ser de otra manera, con los efectivos que tengamos y las condiciones que vengan, desde la Curva Sud saldremos a ganar cada partido y a dejarnos la voz por el equipo y por una sección con 90 años de historia y orgullo. Aquí todavía no se ha perdido nada y el margen de mejor, más allá del nivel deportivo, es evidente que existe. Hace falta ponerse."

cerrar
Sport

SPORT.es

Descarga gratis la app en tu móvil