Trending

EL MEJOR COMBUSTIBLE

¿Qué diferencias hay entre los combustibles GLP y GNC?

Ya hace tiempo que vemos coches que no se mueven con diésel ni con gasolina. Pero, ¿conocemos bien las alternativas?

Surtidor combustibles alternativos
Surtidor combustibles alternativos | AGENCIAS
@Gemmagf_

A medida que va pasando el tiempo, más y más fabricantes de automóviles se animan a vender versiones de sus modelos más populares preparadas para funcionar con gas. Está claro que, de esta manera, lograremos nuestra etiqueta ambiental ECO. No obstante, cuentan con bastantes más ventajas y, además, con algún inconveniente. ¿Los conoces? Y, por último pero no menos importante, ¿conoces las diferencias entre los coches GLP y los GNC? Tranquilo/a, Motor Zeta te las explica.

El GLP (Gas Licuado de Petróleo) es una mezcla de gas butano y propano, que se almacena y se transporta en fase líquida, aumentando su presión para que pase de gas a líquido. Este gas, aunque todavía no es muy popular en España, sí que lo es en otros países como Italia, de ahí que ya hayan llegado a nuestro mercado modelos como el Fiat Panda Natural Power o el Lancia Ypsilon GLP.

El GNC (Gas Natural Comprimido), en cambio, es gas metano, que se almacena en el depósito comprimido a 200 bares de presión. El GNC es una de las grandes apuestas del Grupo Volkswagen. Sin embargo, aún no es fácil encontrar un lugar donde lo vendan en nuestro país, aunque ya conozcamos vehículos que apuesten por él, como el Seat Mii Ecofuel o el Audi A3 Sportback g-Tron.

Una de las grandes diferencias entre ambos es la densidad. El GLP es un gas muy denso, por lo que tiene a acumularse en las zonas bajas, mientras que el gas natural lo es menos y, por lo tanto, tiende a acumularse en el techo. Otra diferencia importante es que el GLP es más fácil de licuar, pues es fácil almacenarlo en forma líquida con presiones relativamente bajas. EL gas natural, en cambio, se mantiene como gas a presiones de hasta 250 bares.

En cuanto a ventajas e inconvenientes, encontramos que el GLP ocupa menos espacio, puesto que se puede licuar a presiones más bajas. El GLP, además, ofrece más rendimiento que su contrincante, ya que en un motor de gasolina adaptado a funcionar con Gas Licuado de Petróleo apenas hay pérdida de potencia. Sin embargo, en el caso del GNC, existe una pérdida de potencia del %, más o menos. Otro punto positivo para el GLP es la cantidad de surtidores que se pueden encontrar. En nuestro país, la red de surtidores de gas natural es aún muy escasa, mientras que la de GLP es cada vez más extensa.

El GNC, por su parte, gana al GLP en otros aspectos. Por ejemplo, en ser más ecológico. Cierto es que las emisiones contaminantes de la combustión de ambos son más o menos las mismas, pero el gas natural se puede obtener de una manera más sostenible que el GLP. He ahí su mayor grado de sostenibilidad. Además, en caso de fuga, es más seguro debido a su menor densidad. Así, en caso de fuga accidental, es más complicado que se concentre.

Sea como sea, con todas sus ventajas y desventajas, conviene ir conociendo más estas alternativas al diésel y la gasolina e irnos familiarizando con ellas, pues ya son una importante parte del futuro de la conducción.