Trending

MOVILIDAD

Grandes mitos sobre la movilidad eléctrica en invierno

La movilidad a menudo se considera un problema para sus usuarios en invierno. ¿Qué hay de cierto en ello?

Movilidad eléctrica en invierno.
Movilidad eléctrica en invierno. | ALPHABET
@Gemmagf_

Existen muchos mitos acerca de la movilidad eléctrica durante el invierno, pues muchos piensan que no es la mejor época del año para este tipo de movilidad. Sin embargo, existen muchos mitos y malentendidos relacionados con los coches eléctricos que tan solo se basan en prejuicios populares, es decir, que no se sustentan sobre ninguna base cierta. Además, todas estas leyendas sobre la eficacia de las baterías influyen en que los usuarios no se decidan a dar el salto al eléctrico. Por ello, Alphabet International y Wieland Brúch, experto en movilidad eléctrica de BMW, cuestionan qué hay de cierto en estas ideas.

En este sentido, Brúch señala que “las opiniones en torno a la movilidad eléctrica confunden a mucha gente, sobre todo porque les falta experiencia de primera mano al respecto”. Puede que muchas de estas suposiciones sobre la movilidad eléctrica fueran ciertas hace años, pero se trata de una tecnología en continua evolución. “Observamos que la densidad de energía de las baterías en realidad se duplica cada cinco años”, ha añadido el experto.

Mito 1 – Los eléctricos tienen la mitad de autonomía. Esto ocurría en algunos de los primeros modelos eléctricos, pero hace tiempo que este problema ya está resuelto. Así, los sistemas de calentamiento de las baterías evitan que consuman demasiada energía, protegiendo la batería para que no se enfríe en exceso.

Mito 2 – No se debe usar la calefacción en el coche durante el invierno. Brúch explica que “los coches convencionales usan el calor desperdiciado para calentar el interior, mientras que con los eléctricos la calefacción debe generarse de manera específica”. La solución no supone echar mano de guantes y gorro, sin precalentar el coche mientras se carga, siendo preferible durante la conducción utilizar los calefactores de los asientos. “Calentar los asientos supone un uso muy eficiente de la energía. Se calienta bien el interior del coche con un uso comparativamente bajo de energía. Con una autonomía en la práctica de unos 260 km, el calentamiento inicial suele consumir entre 6 y 8 km, es decir, solo el 3 % de la autonomía total, según el modelo de coche”, concluye.

Mito 3 – El tiempo de carga se extiende drásticamente en invierno. “Los coches eléctricos modernos pueden cargar sin problemas ni retrasos, a 11 kW/h con un punto de recarga doméstico o de una estación de recarga pública con temperaturas de hasta -10/-15 ºC”. “El frío solo juega un papel importante en las estaciones de carga rápida, pues la batería debe estar a cierta temperatura para cargarse eficazmente. Pero tan pronto el coche se enchufa, la batería se aclimata”, señala Brúch.

Mito 4 – Los coches eléctricos frenan con menor eficacia en invierno. Los coches eléctricos modernos utilizan un sistema de frenado regenerativo, por el que se recupera la energía empleada en desacelerar el vehículo, lo que significa que al quitar el pie del acelerador se desacelera inmediatamente el vehículo, factor que se ve afectado por el frío. Sin embargo, esto no supone ningún efecto negativo en el rendimiento de los frenos, sino que simplemente puede suponer que no se obtenga la misma cantidad de energía en el proceso de frenado que en circunstancias normales.