Trending

PARABRISAS

El parabrisas revolucionará la industria de la publicidad y el entretenimiento

Se estima que el parabrisas generará unos ingresos por publicidad 46 veces superiores a los de la venta de los coches.

Parabrisas de coche autónomo
Parabrisas de coche autónomo | CARGLASS
@Gemmagf_

El parabrisas se convertirá, más pronto de lo que podamos imaginar, en la quinta pantalla de nuestras vidas, a través de la cual recibiremos información. Tras la televisión, el ordenador, la tableta y el smartphone, el parabrisas llegará con intención de quedarse. Y es que, cuando los vehículos autónomos ya estén totalmente integrados en nuestro día a día, los parabrisas de los coches podrán utilizarse para muchas otras funciones más que la original. La industria de la publicidad, del entretenimiento y, por supuesto, la del automóvil darán un vuelco nunca visto. "El modelo de negocio de la industria del automóvil va a cambiar por completo y el parabrisas va a convertirse en la parte más importante de un coche", ha explicado Christoph Keese, vicepresidente de Axel Springer, durante el Best of Belron.

Los pasajeros del coche autónomo podrán dedicarse a un sinfín de actividades durante la conducción, que se podrá llevar a cabo sin la ayuda de ningún conductor. Por ello, el automóvil pasará a convertirse en un ecosistema de atención, un espacio en el que pasamos un buen rato de nuestro día y donde el parabrisas será la gran pantalla en la que consumiremos contenidos -y recibiremos impactos publicitarios- mientras nos trasladamos de un lugar a otro.

Así pues, el autónomo influirá directamente en el propio modelo de negocio de la industria del automóvil. El modelo inicial de fabricar coches y venderlos ya ha cambiado por el de ofrecer, en vez de vehículos, movilidad como un servicio. Más adelante, empezarán a ofrecerse contenidos publicitarios y de entretenimiento dentro del coche.

Dentro del coche, podremos ver nuestras series favoritas, películas de estreno y grandes eventos deportivos y musicales. Porque cada vez estamos más inmersos en el mundo digital y, en un futuro próximo, querremos que las experiencias digitales que vivamos fuera del coche continúen cuando nos desplacemos con él. Un gran cambio.