Consejos

LA LLEGADA DE LA PRIMAVERA

Los conductores reconocen que la alergia afecta a la conducción

Los síntomas de la alergia pueden suponer un grave peligro en la carretera.

Alergia al volante.
Alergia al volante. | ACIERTO.COM
@Gemmagf_

La llegada de la primavera y el buen tiempo nos suben el ánimo. Sin embargo, también traen consigo las desagradables alergias, una realidad a la que muchos españoles ya han empezado a enfrentarse un año más. De hecho, este problema afecta a más de 14 millones de personas en España, sin existir grandes remedios para este problema capaz de condicionar la calidad de vida de quien la padece.

Algunos de los síntomas más frecuentes de la alergia son los estornudos, el moqueo y los ojos llorosos. Síntomas que, a su vez, pueden interferir negativamente en la conducción, incrementando el riesgo de sufrir un accidente. De hecho, una secuencia de estornudos equivale a recorrer más de 100 metros a ciegas, según los datos del último informe del comparador de seguros de coche Acierto.com.

La conjuntivitis alérgica, además, produce picor en los ojos, lo que nos lleva a frotarlos para paliar la sensación de lagrimeo. Sin embargo, el remedio acaba siendo peor que la enfermedad, pues esto no hace más que irritarlos en mayor medida, afectando nuestra visión, un sentido clave en la carretera.

No obstante, solo 2 de cada 10 afectados se ponen en manos de un médico para tratar de dar solución a la problemática. El resto no se trata, se automedica o recurre a las recomendaciones de sus allegados. De hecho, una gran mayoría confía en los consejos de su farmacéutico, prefiriendo acudir a él antes que al médico para evitar las esperas propias de la Seguridad Social.

Sin embargo, también es importante tener en cuenta que la mayoría de alergias son tratadas con antihistamínicos, cuyos efectos más habituales son la somnolencia y la disminución del estado de alerta y el retraso del tiempo de reacción, lo que también podría poner en peligro nuestra seguridad y la de los demás en la carretera.

La parte más positiva de todo esto es que, por suerte, existen una serie de recomendaciones que nos permitirán atenuar los síntomas y sentarnos al volante con mayor seguridad. Son los siguiente: lavarse la cara y los ojos antes de salir, utilizar gafas de sol, no fumar en el interior del habitáculo, consultar los niveles de polen, circular con las ventanillas subidas, aspirar el vehículo regularmente y mantenerlo limpio, y comprobar los filtros y cambiarlos siempre que sea necesario.