Consejos

Consejos para el verano

La falta de mantenimiento en España causa 1,7 millones de averías al año

En verano los vehículos son más propensos a averiarse, por lo que hay que revisar el coche antes de viajar.

Un mal mantenimiento puede provocar averías.
Un mal mantenimiento puede provocar averías. | MOTOR

Redacción

Según el RACE, la falta de mantenimiento de los vehículos en España genera 1,7 millones de averías, sobre todo durante los meses de verano. Este año, según los datos ofrecidos por la DGT, se prevé superar 90 millones de desplazamientos largos por carretera, un 1,66% más que en verano del año pasado.

Como suele ser habitual, la mayoría de los desplazamientos largos por carretera se cubrirán con el vehículo particular, por lo que las condiciones climáticas y el uso intensivo del coche hacen del verano una estación propensa para sufrir averías, sobre todo si no se sigue un mantenimiento adecuado.

Aspectos a revisar del vehículo para el verano

Según Rastreator, son siete los elementos más importantes a revisar de cara a seguir un correcto mantenimiento del vehículo para asegurar su buen funcionamiento durante el verano. El primero, como se suele aconsejar, son los neumáticos, el único componente del vehículo en contacto con el asfalto. Antes de salir, es conveniente asegurarse de que no están gastados, no presentan deformaciones o irregularidades y que las llantas están en buen estado.

Tras los neumáticos, hay que revisar el nivel de los líquidos del motor. Durante el verano, las altas temperaturas pueden provocar una evaporación más rápida del líquido anticongelante, de frenos o del limpiaparabrisas. Además, es recomendable prestar más antención al nivel del aceite porque su exigencia es más alta. Relacionado con los líquidos del motor, el usuario debe también revisar los filtros, indispensables para proteger el motor de las impurezas. Además, del filtro del aceite y del combustible, también habrá que revisar el del aire.

Pese a que en verano hay más horas de sol, también hay que comprobar que las luces del vehículo están en perfecto estado, tanto las exteriores, para conducir con lluvia o de noche, además de para ser vistos, como las interiores, para evitar fallos y problemas.

El aire acondicionado será otro de los elementos clave, ya que en verano es indispensable para mantener una buena climatización del habitáculo y que el conductor se encuentre cómodo al volante. Revisar las tuberías, las correas, los filtros y el gas refrigerante bastará para mantener en buen estado un sistema indispensable en verano. 

¿Cómo ahorrar combustible sin renunciar al aire acondicionado?

Con todos estos elementos en perfectas condiciones, es recomendable que el conductor estime los kilómetros que recorrerá durante las vacaciones para saber cuántos faltarán para la próxima revisión y, en el caso de que se vayan a superar, llevarla a cabo antes de salir. Por último, no estará de más comprobar las coberturas que ofrece la póliza de seguro en términos de asistencia en carretera y otros problemas que puedan surgir para saber cómo actuar si, pese a la revisión del vehículo, se termina averiando.