Consejos

RECOMENDACIONES

Diez consejos para reducir la contaminación

Conducir de forma responsable implica la concienciación sobre el impacto de nuestro coche en el medioambiente.

Contaminación en la carretera.
Contaminación en la carretera. | ECODRIVER
@Gemmagf_

Tras el invierno tan seco que hemos vivido y esta primavera adelantada, la concentración de partículas contaminantes ha llevado a imponer medidas para intentar reducir los índices de contaminación como, por ejemplo, la restricción del acceso a vehículos a determinadas zonas en algunos casos o la reducción de la velocidad máxima permitida en otros.

En este sentido, Rafa Soto, CEO de Ecodriver, ha señalado que “es responsabilidad de todos conducir de forma eficiente para intentar reducir, en la medida de lo posible, el impacto del vehículo en el medioambiente”. De hecho, con la práctica de la conducción eficiente se puede llegar a ahorrar hasta un 15%, por lo que también acaba siendo positiva para nuestro bolsillo.

Lo más importante para lograr una conducción eficiente es mantener una velocidad constante, sin acelerones ni frenazos bruscos. A continuación, te recordamos algunos de los consejos que debes seguir:

Planificar las rutas. Consultar la ruta antes de salir es una buena idea para evitar dar rodeos innecesarios y atascos.

No acelerar al arrancar y rápido a segundo. Acelerar al arrancar es una manera inútil de consumir carburante. Además, la primera velocidad debería utilizarse solo para arrancar, pues es conveniente cambiar a segunda en cuanto se pueda.

Olvidarse de los acelerones. Hay que pisar el acelerador de manera progresiva e intentar no volver loco al cuenta revoluciones. En motores de gasolina se aconseja cambiar de marcha entre las 1.500-2.500 revoluciones y con diésel, entre las 1.300 y las 2.000.

Marchas largas, velocidad constante. Es importante mantener la conducción con marchas largas, bajas revoluciones y a una velocidad uniforme, siempre manteniendo el control sobre el vehículo.

No pasarse de frenada. Al bajar una pendiente, es esencial usar el freno motor, levantando el pie del acelerador. De esta manera, reducirás el consumo al mínimo.

No pasarse de rápido. Ir a una velocidad demasiado elevada no solo es imprudente, sino que además incrementa el consumo de carburante.

Ventilación eficiente. Tanto la calefacción como el aire acondicionado pueden llegar a incrementar el consumo de combustible hasta un 25%. Además, llevar las ventanillas bajadas supone un aumento del 5%.

Ojo a los neumáticos. Conducir con unos neumáticos con la presión inadecuada, además de deteriorar su estado, también incrementa el consumo de combustible.

No cargar en exceso. El consumo de combustible de un vehículo con sobrecarga en el maletero puede aumentar en un 5% cada 100 kilos.

Apagar el motor. Es esencial apagar el motor siempre y cuando el vehículo vaya a estar detenido más de un minuto. Especialmente conveniente en los atascos de las grandes ciudades.