Consejos

CONSEJOS PRÁCTICOS

Desmontando falsos mitos sobre los radares

En los últimos años, se han popularizado una serie de creencias acerca de los radares, y la mayoría de ellas resultan ser falsas.

Radar fijo
Radar fijo | AGENCIAS
@Gemmagf_

Existen muchos mitos sobre radares que se han ido pasando de boca en boca durante los últimos años y que, como consecuencia,  se han convertido en medias verdades a ojos de la gente, lo que no quiere decir que sean verdad. La mayoría de estas leyendas urbanas van encaminadas a burlar al radar y, así, poder evitar la multa. Sin embargo, debes saber que estos falsos mitos nunca funcionan.

Mientras más rápido vayas, menos te detectará el radar. El límite de algunos radares está en 320 km/h, una velocidad totalmente desorbitada. A menor velocidad, el radar te pillará igual vayas a 120 o a 140 km/h.

Todos los radares fijos están perfectamente señalizados. En carretera sí que es vierto. No obstante, en núcleos urbanos no tienen por qué estar señalizados.

Cuando el radar móvil está en marcha, no puede multar. Esto no es verdad, pues los radares móviles están capacitados para calcular la velocidad del coche que los lleva y, después, calcular la velocidad a la que van el resto de vehículos.

Los radares no funcionan de noche. Todos y cada uno de los radares instalados en España funcionan las 24 horas del día, independientemente de la luz que haya. Así que no te la juegues ni de día ni de noche.

Se puede trucar la matrícula. Se dice que con la ayuda de un CD o echando laca a la matrícula, el radar no detecta el vehículo. Pero son trucos que no funcionan. Además, otros como doblar la matrícula pueden dificultar la identificación del vehículo, cosa que puede suponer una multa de unos 200 euros. Ya sabes, a veces es peor el remedio que la enfermedad.

Se puede llevar un inhibidor. Otro caso parecido al anterior. Llevar un inhibidor puede costarte una multa de 6.000 euros sin posibilidad de reducción, y la retirada de seis puntos del carnet de conducir. Además, deberás acudir a un taller donde te retiren el inhibidor inmediatamente y pagar este coste, también.