Consejos

La primera operación salida

Consejos para tener el coche a punto para la operación salida

Revisar ciertos aspectos del vehículo es clave para evitar averías indeseadas durante la operación salida del verano.

Revisar el vehículo es clave en verano.
Revisar el vehículo es clave en verano. | MOTOR

Redacción

Llega la primera operación salida del verano. La Dirección General de Tráfico (DGT) prevé hasta 90 millones de desplazamientos desde el 1 de julio hasta el 31 de agosto, por lo que los conductores deben extremar las precauciones y perpararse para situaciones como los atascosmuy comunes a la salida de las ciudades y en las zonas de playa, por ejemplo.

Entre las medidas que tomará la DGT para mejorar la seguridad destacan la movilización de 9.100 agentes de la Guardia Civil, 20 nuevos radares para un total de 1.278, 900.000 pruebas de alcohol, 12 helicópteros y 11 drones y 216 cámaras de vigilancia.

Además del operativo previsto, los conductores también pueden llevar una serie de medidas para garantizar su seguridad al volante y, de paso, evitar averías, otro de los problemas que pueden surgir en verano y alargar los trayectos más de lo previsto. Además, pueden suponer un peligro para los conductores y para demás usuarios de la carretera. 

Consejos para preparar el coche para la operación salida

Para asegurar el correcto estado del vehículo, la compañía de mantenimiento de vehículos y motos Midas propone cuatro medidas. En primer lugar, y como suele ser habitual, se debe revisar el estado de los neumáticos. Las ruedas son el único elemento en contacto con el suelo y son de vital importancia para mantener la seguridad durante los viajes. En ese sentido, se debe comprobar que las gomas no están cansadas y que no presentan deformaciones o golpes. Una vez el neumático está en buen estado, se debe comprobar que la presión sea la adecuada. Si se lleva mucho peso en forma de equipaje, la presión recomendada puede ser diferente.

En segundo lugar, hay que revisar el estado del sistema de frenado, compuesto por los discos de freno, las pastillas y el líquido de freno. Un mantenimiento deficiente de estos componentes puede dar lugar a distancias de frenado más largas, comprometiendo la salud de los ocupantes del vehículo y de los demás usuarios de la vía.

Paralelamente, es imprescindible comprobar los niveles de aceite y líquido refrigerante, dos fluidos clave para el correcto funcionamiento del propulsor del vehículo. Para evitar averías que pueden ser fatales para el coche, es necesario revisar los niveles y añadir alguno si el nievel es bajo.

Por último, es necsario revisar el sistema de alumbrado. Pese a ser la estación con más horas de luz, muchos trayectos se producen en horas nocturnas. Además, un buen estado de los elementos que conforman este sistema será vital cuando se viaje con condiciones climatológicas adversas, algo no muy común en verano pero posible.