Consejos

Cambio de hora

Consejos para la seguridad vial tras el cambio de hora

El sistema de alumbrado será uno de los puntos clave a tener en cuenta con el cambio horario.

Conducir con poca luz será más habitual a partir del domingo.
Conducir con poca luz será más habitual a partir del domingo. | MOTOR

Redacción

La madrugada del próximo domingo 27 de octubre es la fijada para el cambio de hora. Esa noche habrá que retrasar el reloj una hora, con lo que se disfrutará de una hora más de sueño. No obstante, a partir del mismo domingo, se hará de noche una hora antes, por lo que habrá más horas de oscuridad y, por tanto, un mayor riesgo al volante. 

Según la DGT, no hay evidencia de que el cambio de hora cause accidentes. Aun así, es cierto que es más peligroso conducir sin luz. Según datos de un análisis ofrecidos por LeasePlan, una compañía de renting y movilidad, el 13% de los accidentes en 2017 se produjeron en horario nocturno, franja en la que, siempre según sus datos, se producen también la mayoría de atropellos.

Consejos para afrontar el horario de invierno

Así pues, aunque no se debe relacionar el aumento de horas de oscuridad con los accidentes, nunca está de más revisar algunos aspectos del coche, sobre todo el alumbrado, para evitar sustos innecesarios durante las horas nocturnas.

Sistema de alumbrado

El sistema de alumbrado es vital para conducir de noche porque es el que permite ver al conductor. No obstante, se recomienda llevar encendidas las luces de cruce durante todo el día, para mejorar la visibilidad general. Según cálculos de la DGT, si todos los vehículos llevaran las luces de cruce encendidas durante el día, se reducirían un 10% las víctimas mortales en carretera. Según unos datos de 2016, la falta de luz incidió directa o indirectamente en 7.413 accidentes. En el caso de que el coche disponga de luces de conducción diurna, no habrá que encender las de cruce.

El estado de las luces es un aspecto esencial antes de emprender la marcha. Con la llegada del horario de invierno es conveniente revisar si todas funcionan y si lo hacen correctamente, desde las de posición, hasta los intermitentes y las antiniebla, indispensables en condiciones meteorológicas adversas como lluvia, nieve o niebla, situaciones comunes durante el otoño y el invierno. En caso de identificar algún fallo habrá que proceder a sustituir las luces fundidas o, en caso de que sean LED, llevar el coche al taller para su sustitución. Tras revisar que el sistema de alumbrado funciona bien se deberá comprobar su correcta nivelación para no deslumbrar al resto de usuarios de la vía.

Cristales y climatización

Una vez el sistema de alumbrado funciona correctamente, el siguiente paso es asegurarse de mantener la luna trasera y los parabrisas limpios para mejorar la visibilidad y evitar reflejos por culpa de la suciedad. En invierno es especialmente importante este punto por el incremento del número de horas que se conducen durante la noche.

Revisar que el sistema de climatización funciona correctamente debería ser el siguiente paso, ya que es el encargado de desempañar los cristales y mantener el habitáculo a una temperatura correcta para la conducción que favorezca la concentración del conductor.

Neumáticos

Como siempre, los neumáticos deben estar en perfecto estado. En invierno, las bajas temperaturas y la posible formación de placas de hielo en la carretera pueden resultar en pérdidas de tracción que pongan en peligro la seguridad de un vehículo y del resto de usuarios de la vía. Revisar periódicamente el dibujo de los neumáticos evitará sustos innecesarios.

Además, durante el invierno se recomienda una conducción suave a una velocidad constante para evitar movimientos bruscos y franadas fuertes que puedan afectar al agarre de las gomas y provocar la pérdida de control del coche. Mantener la distancia de seguridad y una velocidad adecuada ayudará a practicar una conducción efectiva para el invierno. En caso de vivir en zonas de montaña, montar neumáticos de contacto o llevar siempre unas cadenas en el maletero evitará problemas si la nieve entra en escena.