Consejos

SEGURIDAD

Consejos para aprender a conducir por carreteras secundarias

Dos de cada tres muertes en carretera se producen en vías secundarias, por lo que aprender a conducir en ellas resulta esencial.

Carretera secundaria.
Carretera secundaria. | PXHERE
@Gemmagf_

Si algo está claro es que las carreteras secundarias son vías mucho menos seguras que las autopistas o autovías debido, entre otras cosas, a que los trazados suelen ser más antiguos y, por lo tanto, estar en peores condiciones y a que hay más tramos montañosos con carreteras estrechas, curvas y con poca visibilidad. Por estas razones, es necesario extremar las precauciones cuando circulemos por este tipo de carreteras secundarias, donde los accidentes son bastante más frecuentes que en las demás.

Así, Motor Zeta te ayuda con cinco consejos para que conducir por carreteras secundarias no te suponga ningún riesgo.

Acércate al margen derecho. Cuando conduzcas por una carretera secundaria, lo más recomendable es que lo hagas lo más cerca posible del margen derecho, aunque sin pisar la línea de delimitación del carril. De esta manera, transmitirás seguridad a los conductores que circulen en sentido contrario y te evitarás más de un susto.

Adelanta con seguridad. Cuando pretendas adelantar a otro vehículo, no te acerques demasiado a él, ten paciencia y espera el momento adecuado, señaliza la maniobra, acelera fuerte y adelanta dejando suficiente espacio al coche adelantado.

Enciende las luces durante el día. La visibilidad en las carreteras secundarias es menor que en los demás tipos de vías, por lo que se recomienda circular con las luces de cruce encendidas, aunque sea de día. Cuando haya lluvia, granizo o nieve, el uso de luces será obligatorio.

Mantén una distancia de seguridad correcta. Es esencial que respetes la distancia de seguridad en todo momento, por lo que deberás intentar no seguir muy de cerca al otro vehículo con la intención de que tu visibilidad no disminuya o de poder frenar sin problemas en caso de emergencia.

Mira lejos para anticipar. Mirar lejos te permitirá anticiparte y reducir la velocidad ante la llegada de una curva, de un cambio de rasante, de la presencia de peatones o ciclistas, de un vehículo parado…