Consejos

CONTROL POLICIAL

Cinco consejos a seguir si te para la policía

Intentar dar pena o contar excusas a los agentes solo sirve para ganar tiempo ante lo inevitable, una multa.

control-dalcoholemia-mossos-foto-cme 400170044 389961 2199x1460
Si nos para un policía hay que ser respetuoso y sincero. | MOTOR

Redacción

Los controles policiales son una situación a la que se enfrentan muchos conductores a lo largo del año. Ya sea por cometer algún tipo de infracción o por simplemente protocolo, la policía hace su trabajo detiendo vehículos para controlar que todo el mundo circula bajo los parámetros de la ley

La imagen de los coches con las luces encendidas y de los agentes en una rotonda parando vehículos hace que la mayoría de conductores, incluso los que respetan las normas, se pongan muy nerviosos. En caso de que un policía levante el brazo y obligue a un conductor a parar, hay una serie de cosas que es mejor no hacer o no decir, sobre todo si se ha cometido infracción, para no empeorar la situación.

En caso de haberse saltado alguna norma y que un policía 'pille' al infractor y lo pare, estos son los cinco consejos a seguir:

1. No poner excusas

Si, por ejemplo, los policías paran a un conductor que no tiene el carné, lo mejor es que no ponga excusas. Los policías están cansandos de oír la típica frase 'me lo olvidé en casa' o 'es la primera vez que me pasa'. Conducir indocumentado acarrea sanción económica y lo único que un conductor puede conseguir poniendo excusas es que le escriban la multa cinco minutos más tarde

Tampoco servirán las clásicas 'voy al hospital' o 'un familiar está enfermo' para librarse de una sanción por conducir más rápido de lo debido. Ni siquiera siendo verdad. La mejor forma de llegar rápido es aceptar el error y la multa

2. Mantener las formas

Como cualquier persona afortunada, los policías son trabajadores que cumplen con su deber y con lo que se les requiere. Si paran a un conductor, ya sea por infracción o por control, están haciendo lo que deben o lo que se les ha pedido. En caso de ser parado, no se les tiene que tratar mal ni con arrogancia, pues eso solo funciona en las películas. 

3. Evitar las lágrimas de cocodrilo

En un capítulo de la serie 'How I Met Yor Mother' o 'Cómo conocí a vuestra madre', Robin cuenta que se ha librado de un buen número de multas por llorar y darle pena al oficial después de ser detenida por diferentes infracciones. En la realidad esto nunca sucederá. Los policías procederán a sancionar a un infractor por muy mal que le sepa haber superado el límite de velocidad en 20 km/h o por conducir sin la ITV en vigor.

4. El policía no es un amigo

Los policías están haciendo su trabajo y si un conductor es detenido tras cometer una infracción nunca debe iniciar una conversación sin motivo. Intentar confundir a los agentes con temas que poco o nada tienen que ver con la situación tendrá la misma consecuencia que el punto número 1

De la misma manera terminarán los controles en los que el infractor se muestre demasiado familiar con los agentes o los alague solo con el propósito de evitar una sanción. El conductor puede repetirle a los policías lo buenas personas que son cuantas veces quiera pero la multa la recibirá igual.

5. Los agentes no mienten

Otro clásico, sobre todo esta década, es ser detenido tras ser 'pillado' hablando o usando el teléfono móvil mientras se conduce. Si el policía ve a un conductor usando su Smartphone en marcha, de nada le servirá negarlo y solo puede empeorar la situación. Como todo, es mejor aceptarlo y recibir la sanción correspondiente.

Además, el alcoholímetro tampoco miente. En caso de ser detenido y cuestionado sobre el consumo de alcohol, hay que decir la verdad y aceptar las consecuencias que decir el típico 'solo me he tomado una cerveza' y que el alcoholímetro dictamine que, quizás, han sido tres cervezas y media botella de vino. 

En caso de infringir la ley no hay nada que se pueda hacer para evitar la sanción. Sin embargo, con el debido respeto a los agentes y la máxima cooperación, todo será siempre mucho más suave que si se opone resistencia, se miente o se intenta engañar a los policía.