Consejos

RECOMENDACIONES

Cinco consejos para viajar en familia

Viajar acompañado de la familia es un plan fantástico, aunque también tiene sus partes negativas.

Viaje en familia
Viaje en familia | PXHERE
@Gemmagf_

¡Qué bonito acto de amor el viajar acompañado por toda la familia! Pero, de pronto, una dulce voz que te llega desde atrás se alza: “¿Cuánto falta?”. Respiras, porque intuyes todo aquello que vendrá a continuación, pero decides contestar con tranquilidad: “Aún queda”. Parece que las dudas están resueltas pero, de repente, oyes un: “¿Hemos llegado ya?”. Y tras esta pregunta, otra, y tras esta otra, una más. El bonito acto de amor se va convirtiendo poco a poco (o no tan poco a poco) en un tormento.

Sin embargo, en Motor Zeta creemos que viajar junto a la familia debe ser siempre algo positivo, algo que nos ayude a olvidar los problemas del día a día. Por ello, te traemos cinco consejos que te ayudarán a calmar los nervios y a poder disfrutar junto a ellos.

1. Equipaje bien distribuido y colocado. Un equipaje mal colocado, tirado por todos los lados y sin ningún orden aparente puede provocar agobio, tensión y estrés. Las personas necesitamos un espacio concreto para poder viajar en el coche de manera relajada. No dejemos que el equipaje invada este espacio tan esencial para un trayecto cómodo.

2. Asegurarse de tener el coche a punto. Que no nos sorprenda ninguna avería de última hora es algo esencial para no empezar mal el largo camino que nos espera. Los parones inesperados causados a partir de estas averías acostumbran a desatar la tensión de los miembros adultos de la familia y el aburrimiento de los más pequeños. Por lo que revisar el coche antes viajar es siempre un opción acertada.

3. Temperatura adecuada. Una temperatura bien regulada, en torno a los 23 grados, puede ayudar a mantener un ambiente relajado, pues está comprobado que las temperaturas de calor o frío extremo causan estrés y tensión. También servirá para evitar parte de las quejas –aquellas relacionadas con el calor y el frío– de los más pequeños.

4. Música relajante. La mejor prueba de que escuchar música estridente pone más nervioso al conductor es el hecho de que, la mayoría de personas, cuando buscan aparcamiento durante un rato largo y no lo encuentran, apagan la radio o el reproductor de música. Por lo tanto, acompañar el trayecto de música relajante también ayudará a mantener un ánimo calmado.

5. Planear el trayecto. Dejarlo todo a la improvisación funcionará en otros aspectos de la vida, pero nunca en la carretera. Arriesgar a que salga bien sin haber planeado nada puede ocasionar ciertos imprevistos que no alejen de la calma que queremos mantener para, en definitiva, poder disfrutar del agradable viaje junto a la familia.