Trending

REPARACIÓN ARTESANAL

Arthur Tussik exhibe en Youtube su don para reparar coches con un martillo

El bielorruso es capaz de devolver a su forma original estructuras destrozadas con paciencia y horas de trabajo.

captura-de-pantalla-2017-06-05-a-las-131855
Tussik devuelve la forma original a las partes afectadas con su martillo. | MOTOR
@alexsoler66

Al sufrir un golpe fuerte con el coche o un accidente, la zona afectada de la carrocería y la estructura puede quedar totalmente destrozada. Entonces, al llevar el vehículo al mecánico, se lo suele mirar con cara de terror y termina quedándoselo para buscar los mismos elementos en algún desguace o pedirlos a la marca para substituír las piezas dañadas. Los buenos chapistas, que no se encuentran en todos los talleres, sin embargo, intentarán compartir su arte para, armados con su martillo, intentar reparar la misma estructura sin necesidad de cambiarla. 

En BielorrusiaArthur Tussik es uno de estos chapistas que intentan agotar sus opciones antes de descolgar el teléfono en busca de una pieza. Convencido de su arte, Tussik agarra vehículos totalmente inutilizables y, gracias a su don con el martillo, los devuelve a su estado original tras, eso sí, horas de trabajo y paciencia. Además, el bielorruso va un paso más allá y ha creado un canal de Youtube, que ya cuenta con más de 98.000 seguidores y más de 19 millones de visualizaciones.

A MARTILLAZOS

En Youtube, Tussik muestra los vehículos en el estado en el que llegan a su taller para, posteriormente ir explicando paso a paso el tratamiento que le aplica a las piezas. En los vídeos se puede ver como estira las piezas, las devuelve a su forma original con su martillo, y aplica algunas modificaciones obligadas para que los coches vuelvan a lucir como salidos del concesionario. Por ejemplo, en el siguiente vídeo, Arthur se enfrenta a un BMW que llega con los paragolpes, tanto el trasero como el delantero, realmente destrozados. El resultado final es digno de ver.

Sin embargo, no solo arregla las siluetas de los vehículos accidentados y también se atreve con el color. En el siguiente ejemplo, un BMW M3 llega al taller del bielorruso lleno de rascadas y abolladuras en el lateral izquierdo y, según el vídeo, tras cinco días arreglando la carrocería del bólido alemán, le dedica cinco más a devolverle su color original. El resultado final vuelve a ser increíble.

Aun así, está por ver si la estabilidad y resistencia de las estructuras después de haber sido tan manipuladas y haber sufrido, además del accidente, el tratamiento necesario para volver a su forma original es la adecuada para seguir circulando. Lo que no se le puede negar a Tussik es que realmente tiene un don para trabajar la silueta de los vehículos. Además, con el canal de Youtube, el bielorruso ha conseguido otra vía de ingresos por el mismo trabajo.