Pruebas

HUSQVARNA SVARTPILEN 401

Tan atrevida como divertida

Husqvarna seduce a los usuarios de carnet A2 con un modelo con un estética impactante pero de fácil manejo

husqvarna-svartpilen-401-0

Galería4 fotos

Tan atrevida como divertida

/

X
@sergimejias

Ponerte al manillar de una Husqvarna Svartpilen 401 es una declaración de intenciones. Se trata de una moto con una estética radical con la que uno no pasa desapercibido y a la vez deja claro que su apuesta es dejar atrás cualquier convencionalismo.

La Svartpilen 401 destaca por una estética rompedora y atemporal. Cada rincón de la moto tiene su detalle, desde el faro a la minimalista trasera hasta los embellecedores del depósito. Además la elección del neumático tipo mixto (Pirelli Scorpion Rally) la pone el línea con las Scrambler, tan de moda en estos tiempos, pero con una personalidad propia.

Dinámicamente es una apuesta segura. No en vano se trata de una KTM 390 Duke vestida de 'postmoderna' y decorada con los colores de Husqvarna. Así pues de dar vida a esta creación se encarga un propulsor monocilíndrico que rinde unos buenos 43 CV por solo 150 kilos de peso que la convierten en una moto ligera, ágil en marcha y fácil de maniobrar en parado.

A su grupa, la Svartpilen 401 es una moto cómoda para moverse por la ciudad. El ancho manillar transmite sensación de control mienras que el motor empuja con suavidad y sin vibraciones. Los desplazamientos por el extrarradio los acometeremos con garantías mientras que en desplazamientos más largos el mullido de su asiento nos puede pasar factura.

De chasis va sobrada y la estabilidad, al igual que la frenada son un plus. Solo a alta velocidad echaremos de menos un amortiguador de dirección.

EMBRAGUE MÁGICO

Como curiosidad, esta Svartpilen contaba con un embragle tipo Rekluse. Se trata de un sistema heredado del enduro con el que la moto nunca se cala si por lo que sea se detiene con una march engranada y no se aprieta la maneta del embrague. Así pues podremos salir de un semáforo poniendo primera pero una vez puesta si soltamos la maneta del embrague la moto no se calará y bastará acelerar para arrancar. De la misma manera, si paramos en ontra marcha, incluso en sexta, la moto podrá salir solo dando gas. Aunque es aconsejable no abusar de esta maniobra pues se castiga el embrague innecesariamente.

El espacio del acompañante es reducido pero podremos viajar a dúo sin estrecheces. El cuadro de instrumentos resulta completo pues incluye marcha insertada y autonomía de la moto, entre otros.

Con la Svartpilen 401, Husqvarna se lanza a la conquista del usuario de moto con carnet A2 que busca una propuesta estéticamente pero que una vez en marcha convence desde los primeros metros. Y el precio es de 6.545 euros.