camino al futuro

El fabricante español de motos eléctricas Silence triplicará su facturación en 2018, hasta 12 millones

La marca distribuye en España la moto eléctrica S01 y respera aumentar su producción en 2019

silence-01-1
Linea de montaja de Silence en Molins de Rei. | motor

El fabricante español de motos eléctricas Silence terminará 2018 como la primera marca eléctrica que entra en la lista de motos más vendidas en España y facturando 12 millones de euros, lo que supondrá para la compañía triplicar sus ingresos en comparación con el ejercicio precedente.

En 2019, Silence comenzará la producción de su primera moto dirigida al cliente particular, la S01, y la firma prevé aumentar su nivel de producción hasta 7.000 unidades, un 133,3% más si se compara con las 3.000 motocicletas que ensamblará al cierre del año actual.

Carlos Soteloi, CEO de Silence. | ROBERT RAMOS

El consejero delegado de la compañía, Carlos Sotelo, ha asegurado que 2019 será la "era Silence" y que la firma ya ha registrado más de 100 prereservas 'online' de la S01.

Sotelo se ha mostrado ambicioso y espera que la marca lidere el mercado europeo en el corto/medio plazo. Actualmente, Silence cuenta con una cuota me mercado del 20% en la categoría de motos eléctricas L3E

Silencecreada en 2012 con el objetivo de dar un impulso a la movilidad, también participa en el negocio del 'motosharing' y tan solo en 2018 ha vendido más de 1.200 unidades al servicio de Acciona, 500 undiades a Scoot, 500 unidades a Molo y 200 unidades a Mobility, en Zúrich (Suiza). No obstante, Sotelo ha dejado claro que la compañía no es un operador, sino un fabricante.

INCENTIVOS A LA COMPRA

El consejero delegado de Silence ha destacado la importancia de fomentar las subvenciones para la adquisición de vehículos eléctricos y de incrementar, de forma complementaria, los impuestos en función de la contaminación que produzca los vehículos.  "Cualquier plan que ayude en la compra de vehículos eléctricos es una buena noticia. Esperamos que el Plan VEA se desbloquee y así podamos decir que 2019 es el año VEA. Hay una bolsa de 50 millones para favorecer la movilidad eléctrica y, por lo tanto, calles más 'verdes'", ha apuntado.

Cadena de ensamblaje de Silence en Molins de Rei. | ROBERT RAMOS

Sotelo no cree que la movilidad eléctrica perjudique al empleo, sino que considera que la llegada de los vehículos eléctricos revolucionará la industria y, por lo tanto, habrá más mano de obra.

Así, en relación a los planes del Gobierno de prohibir la venta de vehículos de combustión para 2040 y su circulación desde 2050, ha opinado que todo lo que sea fomentar la movilidad eléctrica es siempre una buena noticia. "Esta toma de decisión es muy importante para el futuro tanto de nuestra ciudades como de los ciudadanos", ha resaltado.