TECNOLOGÍA DE CONDUCCIÓN

La tecnología de Ford ayuda a reducir los atascos de tráfico

Ford muestra que el uso de la tecnología de Control de Crucero Adaptativo puede prevenir los atascos fantasma.

Control de Crucero Adaptativo
Control de Crucero Adaptativo | FORD
@Gemmagf_

En verano, el número de desplazamientos por carretera crece considerablemente. Y, como consecuencia, también aumentan los tan frustrantes atascos de tráfico fantasma, que surgen, aparentemente, de la nada. Este tipo de embotellamiento en el tráfico es causado, fácilmente, por factores humanos como, por ejemplo, incorporarse al tráfico sin señalizar, distracciones al volante, malos hábitos de conducción, malos tiempos de reacción o frenazos innecesarios. Pero, ahora, Ford tiene la solución.

El fabricante de automóviles estadounidense, junto con investigadores de la Universidad de Vanderbilt, una universidad de investigación privada de Tennessee, EE.UU., ha demostrado que estas retenciones podrían reducirse con el uso generalizado de la tecnología de Control de Crucero Adaptativo (ACC) equipada en vehículos Ford como el Fiesta o la Transit. Dicha tecnología permite reducir la velocidad y acelerar automáticamente con la intención de mantener el ritmo del vehículo que circula delante sin fatigarse ni distraerse.

FORD

Torsten Wey, gerente de Asistencia al Conductor y Tecnología de Seguridad de Ford Europa, ha señalado que “un divertido viaje familiar por carretera durante las vacaciones de verano puede convertirse rápidamente en algo irritante cuando el tráfico se ralentiza, especialmente una vez que te enteras de que no hay ninguna razón para que haya un atasco”. “Animamos a los propietarios de Ford que tienen Control de Crucero Adaptativo a que lo usen durante sus trayectos de verano con la esperanza de que esta tecnología inteligente pueda ser el primer paso para facilitar los viajes”, ha añadido Wey.

Dicha tecnología se ha probado en una pista cerrada de la misma marca, donde 36 conductores simularon el tráfico normal de la carretera usando la tecnología de Control de Crucero Adaptativo. Después, los mismos conductores realizaron el mismo circuito, pero sin hacer uso del Control. El resultado fue que los vehículos que utilizan la tecnología reducen el impacto que supone frenar más que los vehículos que no llevan el Control de Crucero Adaptativo activado.

Daniel Work, profesor de ingeniería civil en la Universidad de Vanderbilt, por su parte, ha comentado que “durante años, los investigadores e ingenieros de tráfico han estado buscando tecnologías de vehículos inteligentes para reducir los problemas de tráfico, ya sean vehículos que hablen entre sí o vehículos que puedan predecir rutas”, antes de añadir que “esta prueba fue una oportunidad única para entender cómo las tecnologías activas de asistencia al conductor disponibles en el mercado pueden ser utilizadas para influir positivamente en el flujo de tráfico”.