Conectividad

FORD

Ford quiere ayudar a los autónomos a comunicarse con los peatones

El fabricante está probando un lenguaje visual basado en iluminación para salvar la brecha de comunicación existente.

Lenguaje visual de Ford.
Lenguaje visual de Ford. | FORD
@Gemmagf_

Los ingenieros de Ford pretenden mejorar la comunicación entre los vehículos autónomos y las personas, gracias a un lenguaje visual basado en iluminación que tiene como objetivo animar a los peatones y ciclistas a confiar en este tipo de coche sin conductor humano. Estas pruebas forman parte de la investigación de la compañía para desarrollar una interfaz de comunicación que ayude a los vehículos a integrarse sin problemas en el normal funcionamiento de la vía.

La empresa ha creado el Human Car Seat, que se ha instalado dentro de una Transit Connect, con la intención de garantizar que las pruebas fueran lo más realistas y naturales posibles. Así, diseñado para que pareciera un vehículo autónomo, con el conductor oculto en el asiento, los observadores podían calibrar más eficazmente las respuestas a una barra de luces montada en el techo que lanzaba destellos en blanco, púrpura y turquesa para indicar cuando el vehículo estaba circulando, a punto de ponerse en marcha o de ceder el paso, respectivamente.

FORD

En este sentido, Thorsten Warwel, gerente de Iluminación Principal de Ford Europa, ha señalado que "fundamentalmente, la gente necesita confiar en los vehículos autónomos y el desarrollo de un medio de comunicación visual universal es una clave para ello. Convertir a alguien en un 'asiento de coche humano' fue una de esas ideas". "Nos paramos a pensar y vimos que ésta era la manera más efectiva de averiguar lo que necesitábamos saber", ha añadido Warwel.

Sin embargo, los investigadores decidieron ampliar las pruebas, en colaboración con la Universidad Tecnológica de Chemnitz (Alemania), para comprobar la eficacia de otros dos colores, además del blanco. También probaron la ubicación de las luces del techo y realizaron indicaciones desde más lejos, utilizando las luces hasta a 500 metros de distancia. De esta manera, las pruebas mostraron que el 60% de las 173 personas encuestadas después de encontrarse con la Transit Connect pensaban que se trataba de un vehículo autónomo. Además, se observó un alto nivel de aceptación y confianza en las señales, proporcionando una base a partir de la cual los investigadores pueden desarrollar y perfeccionar el lenguaje visual.

Por su parte, el doctor Matthias Beggiato, del Departamento de Psicología de la universidad con la que Ford trabajó en el proyecto InMotion, ha explicado que "el contacto visual es importante, pero nuestro estudio demostró que, en primer lugar, los usuarios de la carretera miran para ver lo que hace un vehículo. El siguiente paso es ver cómo podemos asegurarnos de que las señales luminosas sean más claras e intuitivas para todos".

TEMAS: Ford