Coche Autónomo

Coches autónomos

Land Rover prueba su tecnología autónoma en carretera abierta

La compañía probó un Range Rover Sport en la circunvalación de Coventry, una de las vías más complicadas del país.

Range Rover Sport recorriendo sin conductor la circunvalación de Coventry. | YOUTUBE / THE WHEEL NETWORK

Motor Zeta

En la carrera por ser los primeros en hacer realidad la conducción autónoma hay actores que buscan la victoria sin esconderse. WaymoTeslaGeneral MotorsUberFord... Muchas compañías, tanto del sector del automóvil como del tecnológico, compiten por conseguir los mejores sistemas autónomos y un servicio de movilidad con el que sacar partido de ello lo antes posible. Otras marcas, sin embargo, tienen menos prisas por conseguirlo, adaptando sus tecnologías y dándoles un uso entre los sistemas de seguridad de los vehículos. En este sentido trabajan marcas como Audi, BMW, MercedesJaguar Land Rover y un largo etcétera de firmas.

Precisamente Jaguar Land Rover está desarrollando sus sistemas autónomos bajo el paraguas del proyecto UK Autodrive, que termina este mes tras tres años de investigación y desarrollo y más de 20 millones de libras, 22,8 millones de euros, invertidos. Para celebrar el final del proyecto, el grupo británico ha completado la primera prueba de circulación de forma autónoma en una de las carreteras más complicadas de todo el Reino Unido, la cicunvalación de Coventry, en un trayecto que combina entradas y salidas, rotondas, cambios de carril y un asfalto resbaladizo. "Es una carretera complicada especialmente en hora punta y conocida por su asfalto resbaladizo y sus salidas complicadas", asegura Mark Cund, director de investigación de vehículos autónomos de Jaguar Land Rover.

Range Rover Sport, el elegido

Para esta prueba en carretera abierta, Land Rover eligió una unidad del Range Rover Sport modificada para incluir los sensores adicionales de navegación necesarios para convertirse en un coche autónomo. Tecnología como los sistemas RADAR y LIDAR desarrollados en el proyecto UK Autodrive permiten al SUV entrar en rotondas, reconocer los semáforos, peatones, ciclistas y demás vehículos en vías complicadas, además de poder aparcar en modo autónomo.

Como parte del proyecto UK Autodrive, los ingenieros del grupo británico han trabajado también en el desarrollo de nuevas características y funciones de conectividad, la mejora de la seguridad y nuevas tecnologías para reducir emisiones. Como ejemplo, Jaguar Land Rover ha podido conectar a los vehículos entre ellos y con las infraestrcturas, como los semáforos, y poder indirectamente avanzar hacia la conducción autónoma.

Con todo, según confirma el mismo consorcio, Jaguar Land Rover espera poder desarrollar una tecnología que podría ofrecerse como equipamiento en sus modelos dentro de un plazo de unos 10 años. Antes, sin embargo, las firmas buscan perfeccionar tecnologías semiautónomas para también añadirlas a sus vehículos y así mejorar, sobre todo, en seguridad. La visión de la compañía, según un comunicado, es que sus autónomos sean capaces, al final del desarrollo, de actuar ante cualquier tipo de situación, independientemente de las condiciones climatológicas, ofreciendo siempre al conductor la posibilidad de tomar los mandos del vheículo.