Coche Autónomo

ensayor para el futuro

Corea del Sur levanta una ciudad ficticia para hacer pruebas de coches autónomos

La construcción ha costado 9,7 millones de euros e incluye autopistas, comnercios, bares, escuelas y aparcamientos.

k-city
K-City, la ciudad de cartonpiedra de Corea para coche autonomo. | motor

El Periódico / Agencias

El coche autónomo está al llegar, aunque todavía falta un buen trecho. Mientras, las investigaciones en este terreno prosiguen. Una de las últimas innovaciones en el trabajo por convertir en realidad el coche autónomo se ha producir en Corea del Sur. Allí se acaba de construir una ciudad piloto para probar diversos prototipos de conducción que aprovechan la tecnología 5G.

La ciudad está situada en Hwaseong (a 40 kilómetros de Seúl) y cuenta con colegio, estación de bomberos, oficina de correos, supermercados, numerosos cafés y tiendas de autoservicio 24 horas. No obstante se trata de una reproducción, ya que todos los edificios son artificiales y no están habitados. El nombre de la ciudad piloto: K-City.

Ryu Do-jeung, director general de la Autoridad de Seguridad para el Transporte de Corea (KOTRA), reconoce que "como campo de pruebas es el único lugar del mundo con un servicio perfecto de 4G y 5G", la tecnología de comunicación móvil de nueva generación que funciona desde abril en Corea del Sur, primer país del mundo en tener una red nacional operativa.

"Y lo más importante es que está abierto al publico, así que todos, desde pymes a universidades, pueden hacer pruebas gratis hasta final de 2020. Esta es la gran apuesta del Gobierno surcoreano para el sector de los vehículos autoconducidos", comenta el director de KOTRA.

Casi 10 millones de euros

Los 360.000 metros cuadrados de K-City se reparten en distintos entornos como autopista, vía urbana y suburbana, aparcamiento, cabina de peaje o túnel.  En todos ellos que se puede modificar la señalización y la infraestructura para probar tecnologías como el reconocimiento de imagen o la V2X (acrónimo en inglés de Vehicle-to-everything), que en este caso puede aprovechar la red 5G plenamente operativa en la ciudad piloto surcoreana. El coste de la instalación de K-City ha sido de 11 millones de dólares (9,7 millones de euros).

Más de una treintena de entidades han realizado ya pruebas en alguno de los 25 escenarios que hasta el momento se han recreado en el circuito desde que fue completado el pasado diciembre. "Pienso que en 5-10 años la conducción automática puede ser posible", cuenta Jeong Chang-young, que se está doctorando en el Instituto de Ciencia y Tecnología Avanzados de Corea (KAIST) y se entrena aquí para una competición que incluye pruebas como detenerse al detectar peatones cruzando o incorporarse a una autopista en la que circulan otros coches. 

"Pero lo más importante es la seguridad y ahora mismo no podemos certificar que uno de estos coches recorra mucha distancia sin causar un accidente. Por eso, tenemos que garantizar esa seguridad y creo que en ese periodo podríamos lograrlo", agrega.