Industria

TESLA

Tesla sigue en caída libre tras la dimisión de su director financiero

La aparición de Musk en una entrevista fumando marihuana y bebiendo wiski no han ayudado a parar la caída.

Tesla sigue cayendo en bolsa.
Tesla sigue cayendo en bolsa. | MOTOR
@alexsoler66

Desde que el pasado 7 de agosto las acciones de Tesla subieran un 13% colocándose en un precio de 379,57 dólares por acción, su valor no ha hecho más que bajar en picado. El día en el que Elon Musk, CEO y director de la empresa, anunció en Twitter que se estaba planteando privatizar la compañía recomprando sus acciones a 420 dólares, asegurando además que la financiación estaba asegurada, su valor se disparó en bolsa situándose en una cifra de 64.450 millones de dólares.

Sin embargo, la financiación que Musk creía tener no estaba asegurada y, mientras el Regulador del mercado estadounidense (SEC) investigaba a la compañía y al propio Musk por posible manipulación del mercado, sus acciones empezaban a caer mientras el escepticismo de los analistas ante la posible privatización de Tesla crecía. No tardó Elon en anunciar que dejaba correr sus planes y que, de momento, se mantendría en bolsa. Poco después, una entrevista en The New York Times mostraba un Musk abatido física y mentalmente tras un año que él mismo consideró el más difícil a nivel profesional de su vida. El rotativo neoyorquino relataba jornadas laborales maratonianas, viajes continuos y semanas de más de 100 horas de trabajo. Las especulaciones sobre un posible relevo o la contratación de un número dos para ayudarle aparecieron y las acciónes seguían cayendo.

La partida de su director financiero

La situación se siguió agravando cuando Dave Morton, director financiero de Tesla, anunció este fin de semana su salida de la compañía apenas un mes después de asumir el cargo. Desde el 6 de agosto llevaba Morton en la empresa y, según relata él mismo en la información suministrada al SEC, el nivel de atención pública y el ritmo de trabajo de Tesla ha superado sus expectativas y le ha hecho reconsiderar su futuro. "Quiero ser claro, creo firmemente en Tesla, su misión y sus perspectivas futuras y no estoy en desacuerdo con el liderazgo de Tesla o sus comunicaciones financieras", aseguraba el ya exdirector financiero de la marca.

Además de la dimisión, Elon Musk no estuvo acertado en su aparción en el podcast The Joe Rogan Experience, en el que estuvo más de dos horas hablando con Joe Rogan de muchos temas, no todos relacionados con Tesla. Pasadas las dos horas de la grabación, que puede verse en Youtube, Rogan fumó marihuana y le ofreció a Musk una calada, que no dudó en aceptar y, acto seguido, dar un trago de wiski. Estas acciones, junto con la dimisión de Morton, provocaron un desplome del 7,5% en las acciones de la marca, situándose en un valor de 260,32 dólares media hora después de abrirse los mercados. Tras un pequeño repunte horas después, el precio actual es de 263,24 dólares, 116,33 dólares menos que el conseguido tras anunciar la privatización de la compañía, sumando un valor de 44.910 millones de dólares.

Entre tanto, Musk sigue intentando que la empresa genere beneficios, algo que no ha conseguido prácticamente nunca durante su historia. Según el CEO, las buenas cifras de producción del Model 3 harán que esta situación cambie y empiecen a llegar los números verdes, hecho que daría un impulso a sus acciones y aligeraría la presión sobre la figura de Musk y la propia empresa.