Industria

TESLA

Tesla despedirá al 9% de toda su plantilla

La necesidad de generar beneficios empieza a obligar a Musk a recurrir a soluciones nunca vistas antes en la marca.

Elon Musk se enfrenta a una de las decisiones más comprometidas de la historia de Tesla.
Elon Musk se enfrenta a una de las decisiones más comprometidas de la historia de Tesla. | TESLA

Hace ya años que Elon Musk y Tesla se enfrentan cada tres meses a una llamada con los inversores en las que, salvo dos veces en toda su historia, han presentado números rojos. La necesidad de generar beneficios ha sido siempre eclipsada por el optimismo del CEO y presidente de la marca, convencido que, la próxima vez, habría buenas cifras. 

Parece que, finalmente, Musk ha tenido que tomar una decisión que los inversores llevaban tiempo recomendando, despedir a parte de su plantilla. Como adelantó Motor Zeta antes de la presentación de sus últimos resultados trimestrales, el ingreso por trabajador de la marca es realmente bajo comparado con otras empresas del sector, forzando una situación poco rentable. Además, los restrasos de producción del Model 3, su berlina asequible, ha provocado que el empresario necesite reducir gastos de alguna manera, ya que los ingresos previstos por la venta de la berlina nunca han llegado.

EL PRIMER DESPIDO MASIVO

Tesla ha sido un paraíso de la contratación desde 2010, cuando contaba con una plantilla de 900 personas. Ahora, en 2018, cuentan con más de 37.500 trabajadores. En abril, la marca buscaba 400 nuevos trabajadores para añadir un nuevo turno de producción para el Model 3 y, además, se ofertaban casi 3.000 vacantes en su página de búsqueda de trabajos. Actualemente, hay más de 1.600 ofertas de empleo en el portal. Según apuntan varios medios especializados, los despidos se concentrarán en los trabajadores de tiendas y oficinas, ya que Musk no quiere afectar a la producción de vehículos en Fremont, California, ni de beterías, en la Gigafactory de Nevada.

Así pues, la decisión de despedir el 9% de sus empleados, el despido más importante en sus 15 años de historia, tiene como objetivo principal empezar a quemar dinero a un ritmo frenético y, si es posible, empezar a ganar algunos dólares. Hasta ahora, la compañía ha perdido 5.400 millones de dólares y ni los más optimistas creen que las pérdidas terminan tras los despidos. Según analistas de la agencia Bloomberg, en el próximo año Tesla podría quemar 1.300 millones de dólares más.

"Teniendo en cuenta que Tesla nunca ha tenido beneficios anuales en sus 15 años de existencia, no son los beneficios lo que nos motiva", afirmó Musk en un correo electrónico interno que se filtró y, poco después, publicó en Twitter. "Lo que nos motiva es nuestra misión de acelerar la transición del mundo hacia la energía limpia y sostenible, pero nunca podremos conseguirlo a menos que, eventualmente, demostremos que podemos ser rentables. Esta es una crítica justa y válida para la historia de Tesla hasta ahora", admitía en el email.

WALL STREET SE MUESTRA OPTIMISTA

La historia entre Tesla y Wall Street ha sido siempre curiosa. Desde que en 2010 la empresa salió al mercado de acciones, su valor no ha dejado de aumentar a un ritmo vertiginoso, sobre todo gracias al optimismo que Musk y la marca siempre han transmitido a los inversores. Sin embargo, desde hace un año, su valor ha caído un 4,5%, haciendo que marcas como General Motors o Ford, a los que ya habían superado en valor, recuperaran mucho terreno.

Tras el anuncio de la voluntad de Musk de despedir al 9% de su plantilla, Wall Street premió la medida con una subida del 6,9% durante las primeras horas de apertura. Al final del día, sus acciones habían crecido un 3,2% situándose en un precio de 342,77 dólares. En el mismo mail enviado internamente, y para la tranquilidad de los inversores, Elon aseguró que la producción del Model 3 no se vería comprometida con esta medida.

Según Autonews, el despido del 9% de los empleados de Tesla podría suponer un ahorro trimestral de cerca de 80 millones de dólares para la emrpesa. Sin embargo, en el contexto de quema de capital de la marca, que asciende a más de nueve millones diarios, parece que 80 millones no es un número demasiado alto. Sin embargo, los inversores consideran que este movimiento demuestra el compromiso de Musk con buscar la fórmula que le permita, por fin, generar beneficios.

"Quiero dar las gracias a todos los que dejarán Tesla por su trabajo durante estos años. Estoy muy agradecido por su contribución a nuestra misión. Es muy dificil decir adiós". Así terminó Musk el correo electrónico con el que ejecutaba el despido más grande de su historia.