Mercado

AUTOMOCIÓN

Los SUV hacen que suba un 25% la recaudación de impuestos

La moda de los modelos todocamino en el mercado provoca que el impuesto de matriculación siga creciendo en abril hasta 49,23 millones de euros

coches en la carretera
El mercado de ventas de coches creció un 6,9% en 2018. | periodico
@xperezgimenez

Aquello de "ande o no ande, caballo grande" se está haciendo realidad en el mercado del automóvil. Algo que no le va nada mal al Gobierno. Mientras todo el mundo habla de electrificación a la espera de que ésta llegue de verdad, los consumidores siguen volcados en la moda de los SUV, los llamados también todocaminos, cuya particularidad (además de ser grandes) es que son más caros y más ineficientes a nivel de emisiones que modelos más compactos. Un indicador que prueba toda esta 'trama SUV' es el que ofrece la Agencia Tributaria con la publicación de los ingresos obtenidos por el Estados en materia de impuesto de matriculación.

Según las cifras publicadas hoy, la recaudación del impuesto en España (que está transferido a las comunidades autónomas) se situó en 49,23 millones de euros en el pasado mes de abril, un 25% más que en el mismo mes de 2018. Este aumento responde a la creciente demanda de modelos todocamino en el mercado. Los modelos que se ofertan suelen estar asociados a tramos superiores en la gama de impuestos, registrándose más matriculaciones de modelos más caros y con mayor nivel de emisiones (al ser más grandes e ineficientes consumen más y por tanto emiten más).

La cuota media a ingresar por el impuesto se situó en 456 euros en el cuarto mes del año, un 37% más, mientras que el precio medio incluido el impuesto alcanzó 17.741 euros, un 4% más que en 2018.

Más impuestos y más CO2

La subida de los ingresos ya lleva algunos meses produciéndose, por lo que se desprende que el automóvil no debe ser tan malo para las arcas del Estado como para atacarlo con normativas exageradas. En los cuatro primeros meses de 2019, la recaudación por impuesto de matriculación en España fue de 197,99 millones de euros, lo que supone una subida del 33,8% respecto a dicho período del año precedente. El precio medio de los vehículos adquiridos en lo que va de ejercicio, impuesto incluido, fue de 17.583 euros, un 3,8% más.

Pero además del efecto impositivo, la 'moda SUV' también tiene otro efecto asociado a su vez a la demonización del diésel. Los modelos vendidos en España en abril ofrecían unas emisiones medias de dióxido de carbono (CO2) de 121 gramos por kilómetro, tres gramos más que un año antes, ya que se apuesta más por coches de gasolina que por los diésel (que emiten menos CO2). La base imponible (el valor de los vehículos) alcanzó 1.867 millones de euros, un 5,7% menos. En lo que va de año las emisiones medias de CO2 de los vehículos comprados subieron cinco gramos, hasta 122 gramos por kilómetroRecordemos que esos 122 gramos de media están muy lejos de los 95 gramos que se pretenden desde la UE para 2021.