Industria

La hora de 'Lobito'

Bicicletas eléctricas con sello distintivo y marca histórica

Lobito irrumpe en el mercado de bicis de montaña eléctricas con un modelo de negocio basado en la venta directa.

Daniel Oliver Bultó, con sus bicicletas eléctricas Lobito.
Daniel Oliver Bultó, con sus bicicletas eléctricas Lobito.  | periodico

Eduardo López Alonso

Descendiente de los fundadores de Montesa y Bultaco, Daniel Oliver Bultó ha diseñado un modelo de negocio casi autosuficiente y que encaja a la perfección con su visión de "disfrutar de la vida". Las Lobito son bicicletas eléctricas de calidad y marca propia con reminiscencias históricas. La irrupción de la asistencia eléctrica en el mundo de la bicicleta ha servido para reinventar la 'mountain bike', al permitir que, "como sucedía cuando era pequeño", dice Oliver, "que abuelos, padres e hijos puedan hacer excursiones por la montaña disfrutando todos juntos y a la vez". Las excursiones motorizadas por la montaña dan paso al pedaleo asistido y silencioso pero, según Oliver, con las mismas cargas de adrenalina que permitía la mítica moto Bultaco Lobito de los años 70.

Éxito empresarial

Con poco más de un año de vida, Lobito ha conseguido ser un negocio redondo. La firma facturó 700.000 euros en el primer año, Oliver recuperó la inversión inicial en solo tres meses y prevé que la empresa supere el millón de euros de ingresos este año con la venta de 500 bicis. La clave es el diseño de un producto de alta calidad de la mano de uno de los fabricantes líderes y comercializarlo exclusivamente 'on line'. Accell Group (el líder a nivel europeo en bicis eléctricas) y Bosch, para los motores, son los aliados de lujo para un producto exclusivo pero a un precio competitivo. Sus productos se fabrican en Taiwán, se ensamblan en Italia y se almacenan y se dan los últimos toques de calidad en España. Cada unidad lleva el nombre del cliente. 

Precio y prestaciones

Y es que la adecuada segmentación y el precio ajustado frente a los competidores de referencia son los elementos que definen el éxito de Lobito. El resultado es un precio del orden de 1.500 euros menos que las marcas más prestigiosas. A cambio el cliente accede a una bici de montaña de alto nivel y con motor eléctrico, que impulsa el vehículo hasta 60 km/h mediante el montaje de un dispositivo opcional de quita y pon destinado a su uso en recintos privados. Incorporan componentes de calidad como amortiguaciones Fox, cambios Shimano de alta gama y hasta un ABS mecánico que destierra el típico vuelco hacia delante en caso de una frenada extrema.

Modelo de negocio

Máster MBA por el IESE, Oliver ha definido un modelo de negocio con apenas gastos fijos y que recorta los costes el 40% gracias a la venta directa. Dispone de una red de colaboradores en toda España que permite la prueba del producto antes de la compra. Podría producir hasta 20.000 bicis anuales pero el objetivo es impulsar la empresa desde una cuenta de resultados con beneficios, paso a paso y fiel a un modelo con una clara segmentación del mercado. 

Diversificación

A partir de este 1 de marzo, Lobito ha empezado a diversificar su oferta de productos sin perder de vista que lo suyo son las 'ebikes' de montaña. Vende bicis urbanas eléctricas, complementos y hasta tablas de surf con motor, todos ellos con toques de distinción para la práctica deportiva al más puro estilo Lobito.