Industria

KOENIGSEGG

Koenigsegg quiere dar el siguiente paso, producir cientos de coches

La marca sueca, que presentará el Ragnarök en Ginebra, quiere fabricar más de 100 coches al año para 2022.

Los coches de Koenigsegg en su planta de Ängelholm.
Los coches de Koenigsegg en su planta de Ängelholm. | KOENIGSEGG
@alexsoler66

Koenigsegg quiere producir cientos de vehículos anuales para 2022. Aunque no parece una cifra elevada, sí es relevante si se tiene en cuenta que desde que vio la luz su primer vehículo, el Koenigsegg CC8S, las personas que trabajan en su planta de Ängelholm, una antigua base militar, montan casi a mano apenas una docena de unidades al año. El modelo de negocio es sostenible porque cada unidad vendida supera con creces el millón de euros de precio.

No obstante, la firma sueca, fundada en 1994 por Christian von Koenigsegg, pretende dar el siguiente paso y acercarse a otros fabricantes de superdeportivos de lujo como Ferrari Lamborghini. Además de alcanzar un volumen de producción de cientos de unidades anuales para 2022, la compañía pretende acercarse e incluso superar el millar de unidades anuales más adelante, sin especificar el año, convirtiéndose en rival directo de las citadas firmas italianas.

Koenigsegg Regera. | KOENIGSEGG

Un cambio de modelo

Koenigsegg colabora con más de medio centenar de empresas suecas para desarrollar y producir sus vehículos, que terminan siempre produciéndose en Ängelholm. Aun así, este cambio precisa también una revolución de sus tradiciones. El pasado mes de enero, la marca firmó un acuerdo con NEVS (National Electric Vehicle Sweden AB), una empresa sueca de capital chino, para producir un nuevo modelo de Koenigsegg en 2021 en las instalaciones que Saab poseía antes en Trollhättan. NEVS compró varios activos de Saab cuando la compañía sueca firmó la bancarrota.

En esta nueva localización, Koenigsegg podría ser capaz incluso de producir hasta 200.000 vehículos al año, aunque nunca vayan a acercarse a esa cifra, ya que el volumen de mercado de una firma tan exclusiva no lo permite. Actualmente, según indico von Koenigsegg al medio sueco Dagens Industri, tienen tres años de lista de espera para la entrega de vehículos. En parte, admitió, es por eso que quieren fabricar más vehículos al año y rebajar el tiempo de producción de cada unidad. Además, se prevé la llegada de un modelo de acceso por un precio menor al millón de euros, algo que ayudaría a aumentar sus ventas.

Un nuevo coche para Ginebra

Koenigsegg lleva dos años desarrollando un vehículo que montará un propulsor capaz de controlar independientemente las válvulas de admisión y escape. Desde la marca esperan que así se consiga un mayor par motor, es decir, más fuerza de aceleración a la vez que se recortan las cifras de emisiones y consumo.

Koenigsegg Agera RS. | KOENIGSEGG

Este superdeportivo, el Ragnarök, así se llama de momento, aunque von Koenigsegg dijo al medio sueco que el nombre cambiará cuando entre a producción, se presentará en Ginebra y no se prevé que sea el modelo de acceso, sino el sucesor del Agera RS, el coche más rápido del mundo, capaz de alcanzar los 457 km/h y de superar al Chiron en el 0-400-0. De momento, según admitió su fundador, ya ha vendido 72 de las 125 unidades que se fabricarán de este coche.