Industria

Jaguar-Land Rover

Jaguar-Land Rover prepara una plataforma global para 2020

La arquitectura MLA será la base de la mayoría de sus modelos y permitirá cualquier tipo de electrificación.

Trabajadores de Jaguar-Land Rover ensamblando un vehículos.
Trabajadores de Jaguar-Land Rover ensamblando un vehículos. | MOTOR
@alexsoler66

Jaguar-Land Rover producirá una plataforma flexible que podrá utilizar para casi todos sus modelos. Esta nueva arquitectura, llamda MLA (Modular Longitudinal Platform), permitirá a las firmas británicas reducir costes de producción al utilizar una misma base para la mayoría de sus coches. Actualmente, los fabricantes utilizan hasta seis plataformas, como la D7U de aluminio utilizada por el Range Rover Sport y el Discovery, la D7A, también de alumino, usada en el Jaguar XF, el XE, el F-Pace y el Velar o la D8 de acero para el Evoque, el Land Rover Discovery Sport y el E-Pace, los modelos más compactos. Por otro lado, el XJ, el F-Type y el I-Pace se basan en una arquitectura única, algo muy poco rentable.

Es por eso que Jaguar-Land Rover trabaja en una nueva plataforma, de la cual no ha oficializado el material, aunque el medio británico Autocar adelanta que será de alumino, muy flexible capaz de albergar motores con apoyo híbrido suave de 48 V, híbridos enchufables (PHEV) y 100% eléctricos. Según el plan eléctrico de las marcas, a partir de 2020 todos sus vehículos nuevos serán híbridos, PHEV o eléctricos puros, con una renovación total de sus modelos, y por tanto de sus mecánicas, antes de 2024.

Cambio a partir de 2020

Según afirmó Jaguar-Land Rover, la transición a la plataforma MLA se iniciará en 2020 y podría producirse en la planta que están construyendo en Nitra, Eslovaquia, que iniciará su actividad este 2018 con el Discovery a un volumen de producción de 150.000 vehículos al año. Ese mismo año llegará el nuevo Defender, con lo que podría ser el vehículo elegido para ser el primero en basarse en la nueva arquitectura.

A partir del Defender, la mayoría de vehículos del grupo británico irán adaptándose a la nueva plataforma cuando se actualicen. Además, los nuevos lanzamientos, dos más entre 2021 y 2024, también utilizarán la nueva arquitectura flexible de la marca. Según Autocar, estos nuevos modelos podrían ser un nuevo modelo de acceso para Land Rover, un crossover eléctrico orientado más a la ciudad que al 'offroad' o un SUV lujoso destinado a competir con vehículos de la talla del Porsche Cayenne. De momento, no hay confirmación oficial de las marcas en ese sentido.

Por su parte, los SUV compactos E-Pace y Evoque seguirán utilizando la plataforma D8 como mínimo hasta el año fiscal 2024-25, según Jaguar-Land Rover, y después cambiarán a la MLA. Antes, sin embargo, el grupo británico mejorará la arquitectura compacta para permitir la integración de mecánicas híbridas suaves. El primero en incorporar estos nuevos motores será el nuevo Evoque, que se espera que llegue al mercado el año que viene.

Reducir emisiones y los costes

Uno de los objetivos principales en la mejora de la plataforma compacta es la reducción de las emisiones de CO2 para adaptarse a los objetivos europeos, que pretenden reducirlas hasta 95 g/100km para 2021. Actualmente, Jaguar-Land Rover se sitúa en 178 g/km, con lo que la reducción debe ser considerable para conseguir llegar al objetivo continental.

Los planes eléctricos de todas las marcas del sector, en Motor Zeta.

La nueva plataforma felxible no solo ayudará a Jaguar-Land Rover a reducir sus emisiones, sino también sus gastos, ya que podrá producir la mayoría de sus vehículos bajo una misma arquitectura, ahorrándose las grandes cantidades que suponen el diseño y desarrollo de múltiples plataformas para varios coches. Por primera vez en tres años, como adelantó Motor Zetala firma británica registró 235 millones de euros de pérdidas en el primer trimestre fiscal, que atribuyeron al Brexit, la incertidumbre del diésel y a los impuestos del Reino Unido sobre el gasóleo. Pese al resultado, Ralf Speth, consejero delegado de Jaguar-Land Rover, afirmó que esperan recuperarse impulsando el crecimiento, reduciendo los costes y aumentando la eficiencia y la capacidad operativa de la compañía.