Industria

JAGUAR LAND ROVER

Jaguar Land Rover despide a 4.500 trabajadores en Reino Unido

Esta medida forma parte de un plan de ahorro que ya ha provocado la eliminación de 1.500 empleos en 2018.

jaguar-land-rover
Jaguar Land Rover continúa con su plan de despidos.  | AGENCIA

Laura Parada

Jaguar Land Rover despide a 4.500 trabajadores en Reino Unido para hacer frente a la ralentización en China y la caída de la demanda de sus vehículos diésel. Esta medida está dentro del programa "Charge and Accelerate" que comenzó con una fase inicial que provocó el despedido de 1.500 trabajadores de la empresa en 2018 para conseguir ahorrar un total de 2.770 millones de euros en 18 meses. Además el grupo también apostará fuertemente por aumentar la fabricación de coches eléctricos en el año 2019. 

Los despidos representarán el 10% de la plantilla en Reino Unido que cuenta con un total de 40.000 trabajadores. Los recortes de personal afectarán, principalmente, a contratistas, altos directivos, supervisores, ingenieros y diseñadores. La compañía asegura que los trabajadores de la fase de producción no se verán afectados.

El programa "Charge and Accelerate" tiene como objetivo reducir un total de 1.108 millones de euros de los cuales más de la mitad ya se han recuperado en 2018. "Estamos tomando medidas decisivas para ayudar a lograr un crecimiento a largo plazo frente a las múltiples perturbaciones geopolíticas y normativas, así como a los retos tecnológicos a los que se enfrenta la industria del automóvil", ha comentado el director ejecutivo del grupo, Ralf Speth. 

La compañía propiedad de la multinacional india Tata Motors, se enfrenta también al problema de las ventas de vehículos diésel que se han desplomado a causa de los nuevos impuestos generados por el escándalo de emisiones engañosas del grupo Volkswagwen. Para Jaguar Land Rover el diesel representa el 90% de las ventas británicas y el 45% de su venta mundial.  Ante esta situación, el grupo también empezará un plan de desarrollo del coche eléctrico en las nuevas plantas de China y Eslovaquia donde se producirá la nueva generación de Land Rover eléctrico.