Fábricas

la expansión de volvo

Volvo invierte 950 millones de euros en su primera planta en Estados Unidos

La factoría de Charleston (Carolina del Sur) cuenta con 1500 empleados y produce en exclusiva mundial la berlina S60.

Volvo S60 saliendo de Charleston.
Volvo S60 saliendo de Charleston. | MOTOR
@xperezgimenez

Volvo ha cortado la cinta que pone en marcha la maquinaria en Charleston, su primera planta estadounidense. La nueva factoría, ubicada sobre una superficie de 647 hectáreas, ha iniciado sus pasos con la producción en exclusiva mundial de la berlina S60, la hermana del modelo familiar V60 presentado a nivel internacional hace unas fechas en las carreteras de Tarragona. Cuando esté a pleno rendimiento anuncia una producción de 150.000 unidades al año.

La planta, cuya supervisión recae en el vicepresidente de desarrollo logístico y producción de la marca sueca, el español Javier Varela, ha supuesto una inversión de 1.100 millones de dólares (unos 950 millones de euros) y es la joya de la corona para una marca en expansión desde que el grupo Geely se hiciera con ella en 2010. La firma sueca que preside Hakan Samuelsson consiguió un beneficios netos de 1.033 millones de euros, un 37% más que en el ejercicio de 2017.

RENUNCIA AL DIÉSEL

Las nuevas plataformas modulares sobre las que se argumenta su oferta de modelos dispondrá en Charleston de un papel crucial. La propuesta del Volvo S60 representa para la fábrica de Carolina del Sur la implementación de la plataforma SPA (siglas de la traducción de arquitectura escalable de productos), primero en la berlina sedán deportiva y a partir de 2021 será el punto de producción mundial de la nueva generación del todocamino referencia de la marca, el Volvo XC90.

En Charleston se estrena una nueva pata de la estrategia tecnológica de Volvo, ya que el modelo S60 será el primero de la marca que renuncia explícitamente a la incorporaciónde motores diesel. Ofrecerá dos híbridos enchufables con potencias de 340 y 400 CV, así como la gama T5 (253 CV) y T6 (310 CV). Los suecos propondrán solo una oferta de motores de gasolina, primero porque es lo que demanda el mercado (especialmente el norteamericano) y segundo porque están embarcados en el desarrollo de la tecnología eléctrica para hibridar toda la gama. A partir de 2019 todos los modelos de Volvo dispondrán de una solución electrificada.

MÁS DE 4.000 EMPLEADOS

La planta inaugurada hoy en Charleston supone una inyección económica importante en la zona ya que ofrecerá trabajo directo a 1.500 personas, incluyendo los 300 ingenieros de I+D, compras, calidad y ventas. Se estima que genere directa e indirectamente 4.000 puestos de trabajo entre directos e indirectos. La factoría ya ha iniciado la producción de las primeras unidades de la berlina S60 que llegará al mercado europeo en 2019.