Rally

WRC

Sébastien Loeb, el rey de los rallies, sin volante

El nueve veces campeón del mundo WRC busca equipo para el 2019.

Loeb, en forma, celebra su triunfo en Catalunya
Loeb, en forma, celebra su triunfo en Catalunya. | AFP

 A sus 44 años, Sébastien Loeb vive una situación laboral surrealista. El francés, nueve veces campeón del mundo de rallies con Citroën (2004-2012), decidió retirarse de forma progresiva, combinando un programa parcial en el Mundial de rallies con su equipo de toda la vida y otras experiencias con Peugeot en el rally Dakar y el Mundial de rallycross. Ahora el grupo PSA le ha dejado en la estacada y Loeb, el piloto más laureado de la historia de los rallies, negocia para asegurarse un volante en 2019. 

Dicen que quien tuvo retuvo y Loeb lo demostró hace dos meses en el RallyRACC Catalunya, en el que volvió a ganar en el WRC con Citroën (fue la primera victoria del año para la marca gala en el Mundial). Parecía que ese éxito iba a relanzar las expectativas de que el francés regresase al campeonato en 2019 con un programa más amplio en el calendario, pero ha sido todo lo contrario.

El Grupo PSA abandonó primero sus proyectos en el Dakar y el rallycross, y Citroën, que ha perdido el patrocinio de Abu Dhabi, y ya cuenta en sus filas con el actual campeón del mundo Sébastien Ogier y Esapekka Lappi, no ha conseguido presupuesto para un tercer coche en el WRC, con lo que Sébastien Loeb se tiene que buscar la vida si pretende seguir en activo.

Se ha dicho que negociaba con Hyundai y con la formación privada de Ford, M-Sport. Esta segunda vía es la que a estas alturas parece tener más consistencia.  Malcolm Wilson, que tras el abrupto adiós de Volkswagen al Mundial de rallies fichó a su campeón Ogier y ha conquistado con él los dos últimos títulos de pilotos, quiere a Loeb. Falta por ver si se ponen de acuerdo en las condiciones, económicas y también de calendario, ya que 'Seb' no pretende hacer el WRC al completo.

Los coreanos han renovado al subcampeón mundial Thierry Neuville y a  Dani Sordo, aunque el cántabro correrá 10 pruebas. El noruego Andreas Mikkelsen, también con contraro en vigor con Hyundai, hará un programa parcial que podría verse más reducido para dar entrada a Loeb.

De momento, el astro francés ya se prepara para su reto más inmediado, un nuevo asalto al Rally Dakar, esta vez con un Peugeot 3008DKR privado.