MotoGP

LA RESACA DEL GP DE JAPÓN

Quartararo: "Sueño con ganar a Márquez tras una dura pelea"

"La primera vuelta de Motegi, cuando yo le pasé y él me devolvió la pasada, fue un momento bestial para mi", reconoce el rookie.

Marc Márquez (Honda) y Fabio Quartararo (Yamaha) se felicitan mutuamente tras su pelea en Motegi (Japón).
Marc Márquez (Honda) y Fabio Quartararo (Yamaha) se felicitan mutuamente tras su pelea en Motegi (Japón). | AFP / TOSHIFUMI KITAMURA

Es imposible hacerlo mejor. Absolutamente imposible. Ni siquiera se puede hacerlo durante más tiempo. Ni tampoco en condiciones tan diversas. Lo que el joven francés Fabio Quartararo, de 20 años, está protagonizando, especialmente en la última parte del Mundial de MotoGP, cuando ya ha conquistado, a falta de tres carreras, el título virtual de mejor novato, ‘rookie’, del año, es realmente fantástico, casi único y, sobre todo, impresionante para todos los observadores del campeonato, incluido, por supuesto, el propio Marc Márquez, octocampeón del mundo, que le ha colocado ya la etiqueta de gran adversario para el 2020. Por eso trata de ganarle siempre, para empezar a marcar el terreno.

Seis espectaculares podios

“Yo, repito, no quiero ser solo el rival de Marc”, cuenta Fabio Quartararo a EL PERIÓDICO después de conseguir su sexto podio de la temporada (segundo en Barcelona, Misano, Buriram y Motegi, más tercero en Holanda y Austria), “pero sí sueño en poder ganarle un gran premio después de una dura pelea. Es más, la primera vuelta de Japón, el domingo, cuando yo le paso y él me devuelve, inmediatamente, la pasada, fue la mejor primera vuelta de mi vida, fue algo bestial. Me encantó pasarle como le pasé, arriesgando mucho, y debo confesar que también me encantó la manera que, enseguida, me volvió a pasar él. Esas son las luchas que nos gustan, pero debo conseguir que una de esas peleas acabe conmigo en lo más alto del podio. Pero, repito, ese pique de la primera vuelta con Marc, me encantó, sí, mucho".

Marc Márquez y Fabio Quartararo celebran su gran carrera en el podio de Japón. / EFE / TORU HANAI

El 'Diablo' contó que, tal vez, cuando uno pelea tanto y tan bien contra 'monstruos' tan buenos, "tan buenísimos" como Márquez, quisiera ganar siempre, pero eso, siendo el primer año en la categoría de los 'magníficos', no es nada sencillo. "Si me preguntan si me provoca rabia acabar perdiendo estas carreras, les diré que no. Bueno, sí, en Tailandia, donde estuve delante durante casi todas las vueltas, sí sentí un poquito de rabia pero se me fue a los diez segundos tras comprobar que había aguantado a Marc tantas vueltas. Pero, sí, repito, en Tailandia me hubiese encantado ganar. Aquí, en Japón, ha sido imposible. No había nada que hacer. Perder con Marc forma parte de mi aprendizaje".

"Con el equipo planeamos que debía sumar entre 50 y 90 puntos ¡y tengo 63!. Así que, además del título de 'rookie del año', he cumplido mis objetivos. Soy muy feliz".

Fabio Quartararo, piloto del equipo Yamaha Petronas

Quartararo confesó, luciendo la camiseta de mejor ‘rookie’ del 2019, que estaba muy, muy, orgulloso de esa conquista. “La hemos conseguido entre todo el equipo y he de confesar que, en la primera reunión que tuvimos en pretemporada, en el test de Sepang (Malasia), hablamos de cual debería ser mi objetivo este año y decidimos que debería intentar ser el mejor novato de todos. Es más, hablamos de sumar entre 50 y 90 puntos y, ya ven, tengo unos cuantos más: 163. ¡Una barbaridad!” Cuando le recordaron que, a falta de tres grandes premios (Australia, Malasia y Valencia), es decir, de 75 puntos, él se encuentra a tan solo 13 del tercer puesto, que ocupa Àlex Rins (Suzuki), el ‘Diablo’ dijo serenamente: “Insisto, mi objetivo está más que cumplido y, si existe algún otro plan, es seguir aspirando o subiéndose al podio, pero no ser uno de los miembros del podio final de Valencia, no”.

Feliz, en el podio de Japón

Quartararo, el chico de moda del 2020 (con permiso, claro, del invencible Marc Márquez), confesó que “soy feliz con el título de ‘rookie’ del año, pero más feliz soy por haber conseguido ese galardón subiéndome al podio de Motegi, pues no hubiese sido lo mismo, no, conquistarlo siendo cuarto o quinto”. Y, en ese sentido, recordó sus difíciles inicios en MotoGP este año. “La verdad es que las tres primeras carreras fueron complicadísimas y, la verdad, ahora las correría de otra manera y, sin duda, con distintos resultados, seguro. Pero todos sabíamos que, cuando empiezas, se requiere un proceso de adaptación y esa fase la superamos, pasando a crecer poco a poco”.