MotoGP

EL TRIPLETE ASIÁTICO DE MOTOGP

Márquez: "Uno no se cansa nunca, ¡jamás!, de ganar"

"Me he propuesto ganar todas las carreras o acabar en el podio", señala Márquez, que quiere el título de constructores.

Marc Márquez (Honda) ha estrenado hoy, en Motegi (Japón), la gorra que lució en su octavo título mundial.
Marc Márquez (Honda) ha estrenado hoy, en Motegi (Japón), la gorra que lució en su octavo título mundial. | ALEJANDRO CERESUELA

Pues no, el octocampeón del mundo de motociclismo más joven de la historia, sí, mucho más joven que el mítico octocampeón británico Mike Hailwood, el catalán Marc Márquez (Honda), no parece dispuesto a relajarse, ni a dejar que los demás campeonísimos (hay otros 11 en la parrilla de MotoGP) le resten protagonismo en el triplete asiático, comienza mañana, en el circuito de Motegi (Japón), encima propiedad de Honda, seguirá en Australia (Phillip Island) y Malasia (Sepang), para concluir la temporada, el 17 de noviembre, en Cheste (Valencia). Márquez ha confirmado hoy, como hace cada jueves de GP, que viene a Japón a “intentar ganar” y si no puede “subirse al podio”.

“La mentalidad, pese a haber conseguido otra vez el título, ni disminuye, ni se cambia, continúa siendo ganar todo lo que se pueda y, como dije a mitad de temporada, en Motorland (Aragón), acabar siempre en el podio, cosa que hemos logrado en 14 de las 15 carreras, menos en Austin donde, sí, me caí y aún me duele”.

Siempre a tope, siempre

Preguntado sobre qué hace o cómo lo hace para seguir motivado tras coronarse, de nuevo, ‘rey’, con cuatro carreras de antelación, el muchacho de Cervera (Lleida) comentó: “Es muy fácil encontrar la motivación. De ganar no te cansas nunca, ¡jamás! Ganar es el mejor combustible para el cuerpo, para cualquier deportista de élite y, además, tenemos que acabar el año en lo alto, pues es la mejor manera de empezar el 2020".

Y el campeonísimo siguió explicando sus sensaciones tras el título: "Tal vez, inconscientemente, tu cuerpo baja un puntito la intensidad, te despistas con la celebración pero, en cuanto llegas al circuito, aquí, en Motegi, y ves al equipo que empieza a reclamar tu atención y presencia para preparar la moto, la mente ¡zas! cambia de repente el chip. No cuesta nada, no”.

"Llevo 14 podios en 15 carreras y quisiera concluir la temporada siempre en el podio, cosa que no será fácil, pero debo intentarlo. Es otro de los retos de este año". 

Marc Márquez, piloto de Repsol Honda.

Preguntado si, como dicen los medios italianos “seguirá en modo caníbal, sin dejar ganar a nadie”, Márquez asegura que él jamás se comporta así, con esa intención, y que lo único que quiere es divertirse en la pista y, si puede ganar, ganar. Eso sí, Márquez quiere ayudar en este final de temporada a conseguir el máximo número de puntos posibles (hay aún 100 en juego) para poder conseguir el Mundial de constructores “importantísimo para Honda” y el de escuderías, que también le encantaría a Repsol, su principal patrocinador.

“El de constructores lo veo factible, pues sacamos ya 77 puntos a Ducati, pero el de equipos está un poco más complicado porque vamos segundos, a 19 de Ducati”, ha señalado Márquez. “Esta complicado porque no es suficiente con que puntúe yo, necesitamos que Jorge (Lorenzo) deje atrás esta complicada y nos pueda ayudar, cosa que creo podrá hacer en las próximas carreras. Desde luego, no tengo ni que decir que el que peor lo está pasando es Jorge, pues no le deseo a nadie atravesar momentos tan complicados y difíciles como los que está viviendo él en su primer año en nuestro equipo”.

Marc y Àlex, en busca de la foto del 2014

No lo dijo, pero todo el mundo, en Motegi (Japón), lo sabe. Es más, Marc Márquez ni siquiera tiene que explicar que su gran objetivo, su segundo gran sueño de esta temporada, la guinda que le convertirá en el ser más feliz del planeta, con enorme diferencia sobre el resto de los humanos, es que su hermano Àlex se proclame, en este triplete (probablemente en Australia, si hace el domingo una gran carrera) en flamante y nuevo campeón del mundo de Moto2.

Marc ha hablado hoy de la tensión que se vive en Cervera (Lleida) al pensar que se puede repetir la foto del 2014, cuando ambos hermanos se proclamaron campeones de MotoGP y Moto3.

“Pobre Àlex, los amigos se han pasado la semana golpeándole la espalda y recordándole, tras mi título, que ‘chavalito, ahora te toca a ti’”, ha comentado con sorna Marc en referencia a la posibilidad de que Àlex, que supra en 40 puntos en el Mundial intermedio a Augusto Fernández, 44 al surafricano Brad Binder, 46 al suizo Thomas Luthi y por 49 a Jorge Navarro, se haga con su segundo título mundial.

"Como podéis imaginar, yo no he querido añadir más presión y he seguido entrenándome duro con él. Àlex está estupendo, preparado, concentrado y sabe que tendrá carreras duras por delante, alguna, incluso, en agua, pero está preparado para superar todas las pruebas. Ni más ni menos lo que le ha convertido en el gran favorito. Lo único que le deseo es que no tenga mala suerte”.