MotoGP

HABLA EL HEPTACAMPEÓN

Márquez: "No tenía más remedio que provocar el error de Dovizioso"

El piloto de Cervera, al que se le ha salido el hombro derecho en la celebración del título, reconoce que llegar al nº 7 le hace mucha ilusión

Marc Márquez celebra en el podio de Motegi el título de campeón del mundo.

Galería2 fotos

Márquez: "No tenía más remedio que provocar el error de Dovizioso"

/

X

Emilio Pérez de Rozas

Marc Márquez (Honda) estaba eufórico por todo, pero, muy especialmente, "más, sí, claro, mucho más" que por haber igualado, con cinco títulos de MotoGP a uno de sus ídolos, el australiano Mick Doohan, por sumar su séptimo cetro mundial, que le iguala a Phil Read y John Surtees, dos grandes mitos. "Tú puedes ser un gran piloto, tener carisma, ganar carreras, atraer al público, divertirle con tu pilotaje, tus 'salvadas', sumar, como yo, muchas 'poles' y hasta lograr vueltas rápidas, pero lo que queda, aquello que queda escrito en los libros de la historia, son los títulos que conquistas y tener ya siete, a los 25 años, es algo insoñable y que me llena de orgullo y satisfacción, no por mí, no, sino por todos los que me ayudaron a conseguirlo, que son muchos, empezando por toda mi familia, mamá Roser y Juliá", comentó Márquez en Movistar MotoGP TV.

Desde Aragón, pensando en el título

Márquez reconoció que "desde que gané en Aragón empecé a darle vueltas a la posibilidad de conquistar el títulocuando antes y, tras ganar en Tailandia también, vi que la primera ocasión era Japón, aquí, en casa, ante los grandes jefes y me impuse como reto ganar ante la primera 'pelota de partido', de ahí que trabajase tan duro como siempre para fabricarme esa ocasión".

"¿Mi límite?, no hablemos de esas cosas. Esto son carreras, hay peligro, celebremos esta victoria, este momento maravilloso que los malos ya llegan solos"

Marc Márquez

Heptacampeón del mundo de motociclismo, piloto de Repsol Honda

El lider de Honda, que asegura que no se piensa relajar en las próximas y tres últimas carreras "pues me ocurrió en el 2014 y tuve problemas, así que en Australia, Malasia y Valencia voy a pelear por la victoria, pues el equipo ya me ha recordado que aún quedan por decidir dos títulos importantísimos, el de constructores y de escuderias". De ahí que lanzase casi por los aires al presidente de Honda, Takahiro Hachigo, en el 'corralito' y le prometiese que seguiría peleando por la marca.

"Estoy muy contento porque la carrera ha salido tal y como teníamos planeada. Por suerte, he hecho una gran salida, enseguida estaba delante con 'Dovi' y, luego, lo he estado observando para ver cuando podía pasarle. Lo he intentado a mitad de carrera y me he ido a la tierra; he esperado hasta que faltasen cuatro y he apretado duro, muy duro, consiguiendo provocar su error y su caída. La verdad me sabe muy mal, mucho, que Andrea no esté aquí conmigo, a mi lado, en esta celebración, pues ha hecho una temporada, como ya ocurriera el año pasado, sensacional".

Se le ha salido el hombro en la fiesta

Márquez ha reconocido, con la boca pequeña ("en diciembre, ya tengo fecha con el doctor Xavier Mir para operarme de ese hombro, no hay otra solución"), que se le había salido el hombro izquierdo cuando Bradley Smith se ha parado a su lado, antes de estrenar ese juego 'mata marcianos' hasta el nivel 7, para felicitarle "y, justo cuando me ha dado un golpe de felicitación brutal en la cabeza y, ¡zas!, se me ha salido el hombro izquierdo, de nuevo, y suerte que estaban ahí mi tío Ramón y Àlex, que saben de esto".

Sobre donde está su límite, Márquez no quiso ni hablar. "Esto son carreras, no podemos hablar de donde está nuestro límite, el de Honda, el del equipo, el mio y lo que tenemos que hacer es disfrutar de este maravilloso momento y dejar que los malos lleguen solos. Tengo 25 años, soy joven, y todos vivimos con mucha pasión esta profesión, cada uno en su estilo y en su sitio, pero sabemos qué hay que hacer en el circuito y cómo divertirnos fuera del circuito".