Fórmula 1

Fórmula 1

El Principado es del príncipe Hamilton, 'pole' para el inglés

El inglés se llevó la 'pole' tras lograr el mejor tiempo de la historia del circuito.

El inglés fue el gran héroe en Mónaco
El inglés fue el gran héroe en Mónaco | AFP

Albert Gracia

Todos miraban a Bottas para ponerle la corona. El finlandés se había marcado una vuelta espectacular, rompiendo todos y cada uno de los registros de la historia del circuito. Parecía que nadie osaba toserle... Hasta que apareció el príncipe. Hamilton se sacó un as de la manga y le birló la 'pole' a su compañero de equipo. 

Nadie daba un duro por el inglés y terminó demostrando por qué es el gran líder. Una victoria más para Hamilton, que sigue imponiendo la tiranía de Mercedes. Triunfo, 'pole' y nuevo récord en Mónaco. Bottas terminó segundo y Vettel saldrá desde la tercera posición. Sainz, que hizo una gran clasificación, terminó accediendo a la Q3 para acabar noveno. 

La carrera del Gran Premio de Mónaco no suele deparar grandes sorpresas, así que tocaba hacer los deberes en la clasificación. Los pilotos sabían que el pescado se vendía el sábado y querían ir bien prevenidos de cara al domingo. Verstappen empezó fuerte aunque no tardó demasiado en pasarle el testigo a un Bottas que tenía ganas de volver a llevarse la 'pole'. 

Hubiese sido la cuarta de la temporada para él. Aun así, tampoco quisieron quemar todos los cartuchos y dejaron el protagonismo para otros. Por ejemplo para Vettel, que pasó de estar casi fuera de la Q2 a clasificarse como líder. El alemán, que había estrellado su coche en los Libres 3 y que se vio obligado a pasar por boxes tras 'maquillar' su Ferrari en las primeras vueltas, a punto estuvo de quedar apeado.

Leclerc cayó en la Q1

Tan solo una última vuelta brutal logró salvarle de la quema, algo que no pudo hacer Leclerc. El monegasco, que corría en su tierra, tuvo que pasar por el pesaje y Ferrari se olvidó literalmente de él. Los mecanicos centraron sus esfuerzos en devolver al asfalto a Vettel para que entrara en la Q2 pero dejaron a Leclerc sin opciones. La estrategia de la escudería italiana era más que discutible. La cara de Leclerc lo decía todo. 

Tras una Q1 con una sorpresa mayúscula, la Q2 transitó sin grandes cambios. Los Mercedes volvieron a poner el pie en el acelerador y dominaron junto a Verstappen. Bottas decidió dar un paso adelante y se sacó de la manga un tiempazo de 1.10.7 para poner en alerta a su compañero de equipo. Tocaba apretar. La lucha estaba entre ellos dos. 

Aun así, por detrás también hubo una lucha sin tregua: la de colarse en la Q3. Sainz realizó una gran vuelta y logró colocarse quinto a pesar de no tener un coche como para 'volar'. Aun así, tuvo que sudar tinta para mantener su 'status'. Grosjean, Raikkonen, Norris... Todos amenazaron el puesto de Sainz pero el español logró ponerse décimo y se clasificó, por sorpresa, en la apasionante Q3.

Una Q3 dominada por Mercedes

Y ahí se desató la locura. Bottas trató de darle un zarpazo a la 'pole' poniendo el mejor tiempo de toda la historia del circuito con un escalofriante 1.10.02. Tan solo Hamilton podía quitarle los honores. El inglés, que parecía mirárselo con asombro mientras agachaba la cabeza, se fue mentalizando hasta que decidió dar el golpe definitivo y firmar una vuelta estratosférica (1:10.166). Hamilton se llevó la 'pole'. Una 'pole' siete décimas más rápida que la de Ricciardo de la temporada anterior. El Príncipe inglés reinó en el Principado de Mónaco.