Fórmula 1

Fórmula 1

Las claves del GP de Austria

El Análisis del GP de Austria de Fórmula 1.

GP de Austria
GP de Austria. | EFE
@F1Viaplana

1 ¿Merecía ser sancionado Verstappen?

El GP de Austria fue muy emocionante, de principio a fin, sobre todo en unas últimas vueltas de locura en las que se decidieron muchas posiciones, sobre todo las que hacían referencia a los cinco primeros. En la penúltima vuelta se produjo un incidente que decidió la carrera y que nos mantuvo en vilo hasta pasadas las ocho de la tarde. Verstappen y Leclerc se tocaron en la curva 3 y el holandés se hizo con un liderato que había ostentado desde el inicio el monegasco. 

Max, todo agresividad, vehemencia, espectáculo, llegaba como un ciclón y después de varios intentos le tiró el coche para superarle. Leclerc se quedó sin espacio por el exterior y se tocó con la rueda delantera izquierda de Verstappen. Los comisarios decidieron abrir una investigación y, después de declarar a las 18:00 horas, a las 20:00 se dictaminó como un incidente de carrera. Todos temíamos, con el referente de Vettel en Canadá, que habría sanción, pero finalmente se impuso la lógica porque maniobras como las que protagonizó el el impetuoso holandés son las que ponen sal y pimienta a las carreras y, en caso contrario, estamos condenados a vivir carreras como la de Francia.

2 ¿Por qué se aceleró la carrera al final?

Uno de los actuales problemas de la F1 es que los neumáticos que distribuye Pirelli no solo son capaces de aguantar todas las vueltas, sino que también hacerlo con el máximo rendimiento. En Spielberg, probablemente por las inusuales altas temperaturas y por las características del asfalto no fue así, y la elección de las gomas fue crucial. Quien pudo retrasar al máximo el pitstop, como Max Verstappen o Carlos Sainz, que remontó del último puesto al octavo, volaron en los últimos compases de la carrera con los neumáticos nuevos y más frescos, rodando un segundo más rápido que sus adversarios fueron ganando posiciones con cierta comodidad. Fue todo un espectáculo que contradice, claramente, al aburrimiento de hace solo una semana en el Paul Ricard, donde no pasó nada en toda la carrera. 

3 Ferrari, más oportunidades perdidas

La Scuderia Ferrari dejó escapar otra gran oportunidad. Los de Maranello eran el equipo más fuerte en la pretemporada y viajaron a Australia como los grandes favoritos. Nada más lejos de la realidad. El coche no ha estado al nivel de la competencia y cuando eran tan o más fuertes como el Mercedes se han acumulado los problemas. Esta circunstancia solo se ha dado en tres de las nueve carreras disputadas y, junto a las de Bahrein y Canadá, tenemos que sumar ahora la de Spielberg. Oportunidades perdidas que aún hacen más dura la situación.

En Austria se dio otro capítulo, centrándonos en Vettel. Un problema en el motor arruinó la crono al alemán, que no pudo salir a la pista a una Q3 a la que optaba a la pole. En carrera, por otro lado, cuando le llamaron para hacer el primero de los dos pitstops que hizo, los neumáticos no estaban preparados y cedió más de seis segundos y, probablemente, la opción de estar en el podio. El equipo se excusó diciendo que fue por un problema de comunicación, que la radio no funcionaba, pero esto, sinceramente, es impresentable en una escuadra de este nivel.