Fórmula 1

Fórmula 1

Análisis del Gran Premio de México de F1

Verstappen cometió un error imperdonable.

Hamilton ganó en México
Hamilton ganó en México. | AGENCIAS
@F1Viaplana

Ferrari volvió a 'regalar' una carrera en México y Hamilton no lo desperdició. El británico firmó su victoria número 83 en la Fórmula Uno y sigue acercándose al récord absoluto de Schumacher (91). Aún no es campeón del mundo pero en Austin, el próximo fin de semana, tendrá un segundo 'match ball' por el título. Sería el sexto en su cuenta personal, superando los cinco del legendario Fangio

1. Verstappen, un error imperdonable

Error imperdonable de Max Verstappen. Se ganó en la pista el derecho a salir desde la pole, la segunda de su carrera y la segunda del año tras Hungría. Su superioridad fue tal que el holandés tenía los dos mejores tiempos, pero sorprendentemente el Red Bull no era quien lideraba la parrilla en la salida. Los comisarios decidieron sancionarle con tres plazas en la misma por haber hecho caso omiso a una doble bandera amarilla en su última intentona, provocada por el accidente de Bottas.

No se investigó de forma automática porqué el sistema de marshaling electrónico no estaba en modo bandera amarilla cuando pasó y la investigación se levantó a posteriori por diversas declaraciones, entre ellas la suya, provocando la revisión de la telemetría y del vídeo. Los comisarios se lo tomaron con cautela, pero las reglas son las reglas y buscaron la decisión más justa para solventar la papeleta. No había otra opción. Verstappen cometió un error imperdonable. En carrera, muy acelerado, se tocó en diferentes lances con Hamilton, Bottas y Magnussen. Tiró una gran oportunidad. Remontó al sexto puesto tras hacer 70 vueltas con el mismo juego de neumáticos.

2. Mercedes se impone en la estrategia

Mercedes gana en la estrategia. Saliendo con los dos coches en primera fila se esperaba mucho más de Ferrari en el GP de México, pero los de Maranello se han visto sorprendidos otra vez por la estrategia de Mercedes, cuyo coche rinde mucho mejor en carrera que en entrenamientos. Charles Leclerc lideró la prueba hasta que la Scuderia le paró para un primer stop, pero la sorpresa llegó cuando ninguno de los dos Mercedes le siguió. Permanecieron en pista buscando completar la carrera con una sola parada. Con Vettel se decidió no parar, ni tan siquiera cuando Hamilton se paró para calzar los neumáticos duros. Le dieron un aire que pemitió al inglés coger una ventaja que a la postre fue definitiva porque nadie se pensaba que podían llegar en buen estado al final. Vettel acabó segundo y Leclerc, que era el favorito y fue el gran sacrificado, terminó cuarto, fuera del podio.

3. Segundo ‘match ball’ en Austin

Segunda 'bola de partido' para Hamilton. La Fórmula Uno, sin tiempo para el descanso, viaja de México DF a Austin, donde el próximo domingo -con el mismo horario, 20:10 horas- se disputará el GP de los Estados Unidos. A Lewis Hamilton se le ha escapado la primera bola de partido en México, pero su victoria, la décima de la temporada, lo ha dejado prácticamente visto para sentencia y, de no mediar una debacle, sumará en Texas el sexto título mundial de su carrera, el quinto en seis temporadas con Mercedes y se quedará a tan solo uno de igualar la marca legendaria de Michael Schumacher.

Lo tiene todo a su favor en el segundo ‘match-ball’, puesto que Valtteri Bottas está obligado a ganar la carrera y que el británico no sume tres puntos, cuatro si hiciera la vuelta rápida en carrera. Es decir, acabando octavo gana haga lo que haga el finlandés. La diferencia actual de puntos entre Hamilton (363) y Bottas (289) es de 74 puntos y quedan por jugarse 75 correspondientes a los grandes premios de Estados Unidos, Brasil y Abu Dhabi más los 3 de las respectivas vueltas rápidas. Si Lewis sale de Austin con 52 puntos o más será ya campeón. Tic, tac, tic, tac...