Fórmula 1

Fórmula 1

Hamilton se toma la revancha en Alemania

Vettel quedó fuera de carrera en la vuelta 53 dejando vía libre al británico para asentar su remontada.

Lewis Hamilton celebra su triunfo en Alemania
Lewis Hamilton celebra su triunfo en Alemania. | AFP

Cristina Moreno

La remontada espectacular y la suerte dieron la victoria a Lewis Hamilton en una carrera donde la lluvia fue la invitada especial. Se cobró la revancha Lewis en casa de Vettel para recuperar el liderato y conseguir su triufo número 66 el británico.

Espectacular ambiente en las gradas de Hockenheimring que acogió a los pilotos con un bonito mosaico con los colores de Alemania. Sol y temperatura cálida para que se iniciara la carrera, aunque las previsiones amenazaban lluvia. Partía Pierre Gasly desde la última plaza por cambios en su motor, con lo que ganaba Daniel Ricciardo una posición.

Salida muy limpia en la que Sebastian Vettel cerraba la puerta a Bottas para mantener la primera plaza. Lo mismo hacía Kimi Raikkönen con Verstappen por lo que no había cambios en la cabeza. Por detrás iniciaba Hamilton su particular remontada. En unos pocos giros se colocaba quinto, aunque sin posibilidades de luchar por la victoria porque Vettel se mostraba intratable liderando la carrera. Fernando Alonso rodaba en la zona media.

Y con 16 vueltas empezaba el baile de cambios y los pasos por pit-stop. El primero en decidirse era Kimi al que seguían el resto. Variedad de elección entre las gomas blandas y las medias y es que la estrategia adecuada era difícil de saber con la amenaza de lluvia en el horizonte. En la zona media, se encarnizaba la lucha y tenía que vérselas Sainz con pilotos como Hartley o  Leclerc que entorpecían su progresión. Habían optado ambos Renault por los compuestos blancos, los más duros de los elegidos por Pirelli aquí. Y llegaron los problemas para Ricciardo. A la salida de la curva diez se veía obligado a parar su RedBull y se acababa la carrera para él. También con problemas McLaren que veían cómo Vandoorne empezaba a perder ritmo. La previsión de lluvia le obligaba a seguir en carrera.

Pero la pelea estaba en Ferrari, entre el muro, las radios y los pilotos. Seb se quejaba por radio de la temperatura de las gomas, Kimi del blistering. Pedía insistentemente el alemán que su compañero, que rodaba por delante, le dejara pasar. Tenía más ritmo y no quería degradar sus gomas. Entraban en marcha las órdenes de equipo y disciplinado Raikkonen acababa por dejarle pasar.

Se la jugaban en Mercedes montando las ultrablandas en el coche de Hamilton obviando las previsiones. Cuando empezaban a caer las primeras gotas. Lo intentaban Leclerc, Alonso y Gasly con las intermedias aunque ninguna apuesta era segura.Y llegó el primer golpe de guión. Vettel perdía el control de su monoplaza y acaba estrellándolo contra las protecciones. Muy enfadado, se lamentaba y pedía disculpas entre sollozos a sus ingenieros.  Se mantenía el desconcierto en los garajes intentando elegir las estrategia correcta. Entraban Kimi y Bottas a poner ultrablandas y se beneficiaba Hamilton que se ponía a liderar la carrera con el Safety Car en pista. Se puso de su lado la suerte hoy en una jornada loca. Alonso, que había optado por las gomas de lluvia, se veía obligado a volver a parar y caía hasta la decimocuarta plaza.

En la relanzada, le disputaba la posición Bottas a Lewis pero tras unos primeros segundos de inquietud, ganaba la batalla el británico para marcar su ritmo, vuelta rápida tras vuelta rápida. Así conseguía Hamilton su victoria número 44 con Mercedes, el mismo que luce en su carenado y que le dio suerte hoy. Una remontada increíble desde la decimocuarta plaza hasta la primera, el primer piloto que consigue tal proeza en un circuito que fue construido como casa de pruebas para Mercedes. Por detrás, Bottas y Raikkonen, salvando una vez más los muebles para Ferrari.

Fernando Alonso finalizó decimosexto y Sainz duodécimo por la penalización de 10 segundos de la FIA por adelantar durante el Safety Car.