Fórmula 1

gp de rusia

Hamilton se alía con la fortuna para derrotar a una Ferrari dividida

Un Virtual Safety Car provocado por el abandono de Vettel el regala el triunfo al inglés que acaricia la sexta corona

xortunomercedes british driver lewis hamilton during the190929145302
El inglés suma su triunfo número 82.  | EFE

Arnau Montserrat

Hamilton siempre vuelve. Mercedes siempre vuelve. Los dobletes plateados también como la fortuna que les acompañó en el primer tramo de temporada y que parecía que se había trasladado al vecino. A Ferrari. Ellos sí tenían el doblete asegurado aquí en Rusia y en cierta manera se encargaron ellos mismos en perderlo. O un Vettel que quiere apagar la revolución Leclerc por su cuenta. La 82 de Lewis. 

La estrategia de salida estaba clara en los despachos. Entrar en la mente de los pilotos es ya más difícil. Vista la interminable recta principal hasta la primera curva el rebufo de Leclerc desde la pole era demasiado jugoso como para no aprovecharlo. Vettel sacaba provecho de ello y pasaba a Hamilton para tener medio doblete en el bolsillo.

Pero como en Singapur, en Ferrari subestimaron las posibilidades del cuatro veces campeón del mundo. Vettel realizó una salida inmejorable y pasó sin rebufo a Lewis. Eso provocó que esas décimas de más las invirtiera en pasar a Leclerc. Caldo de polémica. Para evitar un nuevo episodio de tensión entre los dos pilotos Ferrari lo dejó claro: "Debes dejar pasar a Charles".

Decirlo era una cosa, aplicarlo otra. La actitud que adoptó Vettel en pista fue de rebeldía absoluta. Le declaró la guerra a su compañero y al equipo demostrando que él también era rápido. La radio echaba humo y cada vez la tempertaura aumentaba de forma peligrosa. Vettel no quiso devolverle la plaza en pista así que Ferrari actuó de nuevo.

¿Solución? Un auto 'under cut'. Leclerc paró primero, mantuvieron a Vettel en pista tres vueltas, no sin quejas del alemán al que de repente se le murieron las gomas, y cuando acabó entrando el de Heppenheim ya estaba por detrás del monegasco. Vettel es gato viejo y sabía que esto iba a pasar.

Y de repente... estallido de la bomba. Tanto show, tanta parafarnalia, tanta estrategia encubierta para que Vettel acabara parando el monoplaza con problemas. Su primer abandono de la temporada. Una puerta al cielo para Mercedes que aprovechó el Virtual Safety Car para parar y colocar a sus dos coche en las dos primeras plazas. 

Leclerc pasó de estar detrás de un Ferrari, a tener los dos delante. "¿Cómo han acabado atrás?", preguntaba Hamilton por radio. Ni él se lo creía. De un doblete rojo a un posible doblete plateado. Vuelta a vuelta se iba confirmando. Bottas hizo trabajo de equipo y frenó las embestidas de Leclerc. Con amagos no le bastó al de Ferrari.

Lewis cerró un triunfo afortunado para seguir con la racha de Mercedes en Sochi. Pleno de victorias y una carrera menos para proclamarse de nuevo campeón. Bottas y Leclerc cerraron el podio y Sainz acabó en una sublime sexta plaza. El madrileño también está de vuelta.