Fórmula 1

Fórmula 1

Hamilton acaricia su sexta corona

El triunfo en Hungría fue más que un golpe moral a sus rivales por el Mundial. Max queda demasiado lejos.

xortunomogyor d hungary 04 08 2019 winner british fo190805171645
Logró su séptimo triunfo en Hungría.  | EFE

Arnau Montserrat

Pocos se esperaban pasados los test de pretemporada de Barcelona que a 6 de agosto el Mundial estaría prácticamente sentenciado. Hay que poner siempre el condicional por respeto a la competencia que tiene Lewis Hamilton, que es poca y cada vez menos. Los Ferrari ya se han borrado y eran los favoritos a principio de temporada. La realidad es que el británico lo tiene todo de cara para añadir una sexta corona mundial a su palmarés.

Tras el batacazo de Alemania donde el Mercedes no funcionó y que acabó con un Bottas contra el muro y un Hamilton rascando un pr de puntos tras la sanción a los Alfa Romeo, la puerta a una lucha a tres bandas entre el pentacampeón, Bottas y Verstappen estaba algo más que abierta. Lewis se encargó de cerrarla en Hungría con una victoria de campeonato. 

Bottas, versión escudero

El finlandés arrancó la temporada como un tiro. Nada que ver con el Valtteri que se vio en 2018 donde no ganó ni una sola carrera. Se rebeló y ganó en Australia en la carrera inicial del campeonato e hizo lo propio en Azerbaiyán para incluso ser líder del Mundial. Parecía que el finlandés tomaba el papel que tuvo Nico Rosberg en su etapa con las flechas plateadas. Un nivel competitivo capaz de poner nervioso a Hamilton.

El globo sin embargo se ha deshinchado. Bottas vuelve a ser el de épocas pasadas. Con errores que han condenado sus opciones. 62 puntos de distancia respecto a su compañero de equipo equivale a más de dos carreras donde Hamilton no debe sumar y Bottas ganar. Una ecuación que esta temporada todavía no hemos podido ver.

Que la principal competencia de Hamilton por el título sea Bottas acerca todavía más el sexto título al inglés. La amenaza de Red Bull llega demasiado tarde. Parece que el monoplaza de Verstappen tiene ya un chasis parecido al que tienen en Mercedes y solo el motor marca todavía demasiada diferencia como para pensar que el holandés será capaz de ganar suficientes carreras para reengancharse a la pugna.

Los Ferrari quedan descartados. Su monoplaza no mejora y la distancia con Mercedes cada vez es más grande. Se pudo ver en Hungría donde Vettel acabó a un minuto de la pelea entre Max y Lewis. El de Heppenheim está a 94 puntos en un año donde parecía que los de rojo podían volver a campeonar.

Así pues, Hamilton se va de vacaciones con la tranquilidad de haber hecho los deberes. Está a 10 carreras de igualar el récord de victorias de Schumacher. Lo destroza todo.