Fórmula 1

Fórmula 1

Las claves del Gran Premio de México y el título de Hamilton

No fue la celebración que hubiera querido el inglés, fuera del podio, pero sí la recompensa a una temporada impecable.

Lewis Hamilton celebra su título en México
Lewis Hamilton celebra su título en México. | AFP
@F1Viaplana

Lewis Hamilton, cuarto en el GP de México, consiguió el principal objetivo que se había marcado para el fin de semana en el Autódromo Hermanos Rodríguez y se alzó con su quinto título mundial de Fórmula 1. Una marca que le ratifica como uno de los más 'grandes' pilotos de la historia. Pero la carrera dio más de sí. Estas son algunas de las claves.

1. En el Olimpo de los campeones

Lewis Hamilton sentenció en Ciudad de México el quinto título mundial de su carrera, el cuarto en los últimos cinco años, y se ha encaramado entre los mejores pilotos de la historia de la Fórmula 1, igualando la marca del argentino Juan Manuel Fangio y quedándose a dos de los siete de Michael Schumacher. El inglés sí hizo esta vez buenos los pronósticos, cerrando un campeonato que ha ganado por méritos propios y que ha decantado hacia su lado después del verano con una trayectoria sobre la pista intachable.

No fue la celebración que hubiera querido, seguramente, ya que Hamilton se quedó en México sin subir al podio, al igual que Valtteri Bottas, después de un fin de semana repleto de problemas en Mercedes y en una carrera en la que sus ruedas se degradaban a una velocidad de vértigo. Sin embargo, como ya hiciera el año pasado, ha cerrado el camino hacia el título en México, un gran premio que en poco tiempo se ha ganado un hueco en la F1 porque el ambiente que se respira hace que se convierta en un fin de semana inolvidable.

2. Un talento que marca las diferencias

Lewis Hamilton sumó en México, probablemente, el título más disputado desde que corre con Mercedes, culminando una temporada perfecta en la que solo ha sumado un abandono en 19 grandes premios y por culpa de una avería en el motor. Sus números son impresionantes, ya que en su palmarés ostenta ya 71 grandes premios, ha conseguido 81 poles y 132 podios cuando tiene tan solo 33 años.

El balance de Lewis es, simplemente, brutal y, pese a que Vettel lo tuvo más cerca que nunca, como cada año, cuando llega el momento de la verdad, ha marcado las diferencias, sacando a relucir su carácter, casta y talento. Es realmente único e inigualable y figura con todos los honores entre los mejores de la historia. Al margen del abandono de Austria por un problema en el motor, ha estado siempre en el podio salvo en tres grandes premios, siendo su peor resultado un quinto y dos cuartos. Por otro lado, Hamilton ha ganado nueve carreras este año, prácticamente la mitad.


3. El calvario de Alonso no tiene fin

Fernando Alonso prosigue su particular calvario, ya que el asturiano tuvo que abandonar en la cuarta vuelta por un problema mecánico. El asturiano aparcó el coche en una escapatoria después de que el equipo le pidiera que se detuviera porque una pieza del Force India de Ocon, que se había llevado un golpe de Hulkenberg en la salida, se había metido en los conductos de refrigeración del McLaren y el motor se sobrecalentaba y podía romperse.

Sus últimas carreras en la Fórmula 1 son un auténtico calvario. Si en Austin apenas pudo hacer un kilómetro, ya que el canadiense Lance Stroll se lo llevó por delante, aquí fue otro incidente el que arruinó su carrera. Un desastre y su salida de la F1 ya no extraña a nadie. Los buenos augurios de la primera carrera en Australia, iniciando una serie de cinco carreras consecutivas en los puntos, aupándose al sexto puesto de la general, se han diluido en esta segunda parte del año, puntuando en tres de los últimos diez grandes premios.