Fórmula 1

gp de rusia

El análisis del triunfo de Hamilton en Sochi

La rebeldía de Vettel arruina la carrera de Ferrari y dispara la tensión en Maranello

Hamilton besa el trofeo de vencedor en Sochi
Hamilton besa el trofeo de vencedor en Sochi  | EFE
@F1Viaplana

 Lewis Hamiton rompió en Rusia la racha de triunfos de Ferrari y consiguió su novena victoria de la temporada, el éxito más inesperado porque la Scuderia se había mostrado un paso por delante. La rebeldía de Sebastian Vettel, que se negó a devolverle la posición a Charles Leclerc, fue el detonante de una serie de circunstancias que arruinaron los buenos augurios de los de Maranello, donde ya se vive un clima de 'guerra civil'. Carlos Sainz, por su parte, cuajó un gran fin de semana, terminando sexto un gran premio en el que estuvo particularmente brillante.

1.- El triunfo más imprevisible de Hamilton

1.- El triunfo más imprevisible de Hamilton.- Lewis Hamilton se impuso en el GP de Rusia, consiguiendo la novena victoria de la temporada y el octavo doblete de Mercedes después de que Valtteri Bottas lograra acabar segundo. Se consumó la tradición en Sochi, ya que desde que se estrenó esta carrera en el calendario en 2014 siempre se ha impuesto un Mercedes, pero fue una de las victorias más complicadas y difíciles de la temporada porque Charles Leclerc y Ferrari atesoraron una gran velocidad y, después de haber conseguido la cuarta pole consecutiva, tenían todo a su favor para ganar. El comportamiento de Sebastian Vettel, que se negó a cumplir las órdenes de equipo cuando le pidieron en la sexta vuelta que dejara pasar a Leclerc, quien le había ayudado en la salida a pasar a Hamilton, no solo fue determinante sino que levantó una agria polémica. Mercedes y Hamilton habían asumido su debilidad en Sochi hasta tal punto que habían diseñado una táctica a la defensiva, utilizando neumáticos medios en la salida -Ferrari iba con blandos- para sorprenderles en el tramo final. Al final se encontraron con un doblete absolutamente inesperado.

2.- Vettel se hace el sueco en Sochi

2.- Vettel se hace el sueco en Sochi.- La salida de los Ferrari fue espectacular, con Sebastian Vettel pasando de tercero a primero gracias a arrancar mejor que Lewis Hamilton y superando a Charles Leclerc al cogerle el rebufo. La Scuderia, para asegurarse coger las dos primeras posiciones, diseñó una estrategia de equipo para que Leclerc ayudara a Seb a pasar a Lewis con un rebufo. Hay que tener en cuenta, sobre el particular, que un rebufo proporciona una ventaja de unos 15 metros, una distancia considerable si nos atenemos a que la diferencia entre los coches cuando están situados en la parrilla es de 8 metros. El primer problema para la Scuderia llegó cuando Vettel desoyó la orden, en la sexta vuelta, para que le devolviera la posición a Leclerc en el siguiente giro. “Que se acerque más”, pedía el alemán, remarcando que Hamilton les cogería si aflojaban. Ferrari, finalmente, les dejó correr, esperando al pitstop para provocar un ‘undercut’ controlado. Leclerc paró primero en la vuelta 23 y Vettel lo hizo cuatro más tarde, regresando a la pista habiendo perdido el liderato. La confianza entre los dos pilotos ha saltado por los aires.

3.- La fortaleza mental de Carlos Sainz

3.- La fortaleza mental de Carlos Sainz.- Después de que no hubiese podido puntuar en las tres últimas carreras, el madrileño se lució en Sochi. Quinto en la parrilla, en carrera
brilló con luz propia y consiguió la sexta posición. Carlos Sainz volvió a brillar en la salida, en la que llegó a ir tercero por delante de Hamilton y llegó en la quinta posición a las últimas vueltas tras una gran actuación en la que juntó su talento como piloto con la capacidad de gestionar en pista lo que más le convenía en cada momento. El madrileño, que es séptimo en el campeonato de pilotos, no se metió en batallas en las que no tendría opciones y que le harían perder tiempo contra coches más poderosos, como cuando tuvo que hacer frente a los Red Bull de Verstappen y Albon. Siempre nos quedará en el recuerdo las siete vueltas al inicio de la carrera en la que rodó en cuarta posición, entre Hamilton y Bottas. También, analizando su comportamiento, además de sus dotes de pilotaje, hay que destacar su carácter, determinación, capacidad de gestión y la fortaleza mental que atesora para salir de las situaciones más adversas cuando las cosas se complican. Gran año el suyo.