Fórmula 1

Alonso en Indianápolis

Alonso, en lndianápolis: "Aún es difícil saber si soy competitivo"

La lluvia y una avería eléctrica limitaron a 29 vueltas su estreno al volante del McLaren para las 500 Millas.

Alonso, durante su primer test con el McLaren #66
Alonso, durante su primer test con el McLaren #66 en Indianápolis. | SPORT

Sport

Fernando Alonso comenzó esta miércoles la preparación para la 103ª edición de las 500 Millas de Indianápolis y lo hizo de manera discreta, al quedar el último en la lista de los nueve novatos y corredores que vuelven a competir en la prueba.

Después de unas primeras horas de ensayos afectadas por la lluvia, Alonso salió a la pista del circuito de Indianápolis Motor Speedway para probar a su nuevo McLaren #66 y las sensaciones y los resultados no fueron los mejores. 

Como se temía, el coche no mostró la velocidad que se esperaba y Alonso tuvo que esperar hasta la vigésima novena vuelta, la última que dio en la sesión, para establecer el mejor registro de 218,690 millas por hora (351.947km). Muy lejos de las 226,108 millas por hora (363,885km) que estableció el novato estadounidense Colton Herta, del equipo Harding Steinbrenner Racing Honda.

El progreso del español se retrasó el miércoles por un problema eléctrico en la vuelta de instalación en su McLaren Chevrolet  Alonso, dos veces campeón del mundo de Fórmula Uno, regresa a IMS por primera vez desde su fallido intento en 2017, cuando tuvo que abandonar por avería después de liderar 27 vueltas.

"Es bueno estar de vuelta, volver a sentir la magia del lugar", declaró Alonso, que explicó que el rendimiento del coche no fue una sorpresa completa, ya que era la primera vez que salía a la pista con el chasis Dallara preparado en el McLaren Technology Center en Inglaterra.

"Obviamente, perdimos un poco de tiempo al principio", admitió Alonso. "Esto era más o menos esperado porque, era un chasis completamente nuevo, un coche nuevo. Todo se encajó en la última semana. Esperamos correr lentamente, paso a paso, carreras cortas al principio. Es lo que hicimos".

"Si probablemente hubiésemos podido realizar las vueltas de instalación al mediodía, tal vez hubiese descubierto estos problemas. Y así tienes horas para trabajar en el coche y prepararte para la tarde. El clima lo retrasa todo. Pero haces la vuelta a las 5:30 p.m. y no hay espacio para volver a la pista a tiempo", analizó Alonso.

"Tuvimos muy poco tiempo en pista, así que aún es difícil saber si tenemos un coche competitivo. Lo que necesitamos es más tiempo en pista y estoy seguro de que vamos a recuperar esas vueltas en mayo",añadió.

Más difícil

A diferencia de 2017, cuando Alonso corrió las 500 Millas con McLaren y el equipo Andretti, esta vez los de Woking compiten con equipo propio y con la ayuda de Carlin. El asturiano admite que ya notan lo difícil que es tener que configurar ellos solos el coche:

"Es un reto, sin duda. Tenemos que hacerlo todo nosotros, no sólo la configuración, sino coordinar las operaciones, la estrategia, la gestión de neumáticos y la comodidad en términos de precisión, de agarre... cosas básicas que ya estaban preparadas con Andretti", apuntó.

"Básicamente es un reto mayor, pero podríamos tener una recompensa mayor también si lo conseguimos. La filosofía por la que optará McLaren el próximo mes es algo diferente. Con Andretti, simplemente seguíamos lo que sabíamos que funcionaba. Por una parte, era más fácil, pero quizás ahora podamos descubrir cosas nuevas. Eso es lo que esperamos", agregó Fernando.

"Esta vez las 500 Millas de Indianápolis son diferentes para mí, conozco la carrera y su duración y deberíamos estar más listos emocionalmente. Ahora se trata de asegurarnos de que el coche es rápido. Tenemos dos semanas y mucho trabajo que hacer, pero confío en que nos movemos en la dirección adecuada", concluyó.

Servià, tercero

Oriol Servià, que corre con The Arrow Schmidt Peterson Motorsports, acabó mientras tanto con el tercer mejor registro de la tarde al establecer su vuelta más rápida en 222,755 millas (358.489 km), en la número 37 de las 38 que completó.

Las pruebas de preparación se producen a 32 días de la celebración del "Mayor Espectáculo Automovilístico" del año en Estados Unidos, que está prevista para el domingo 26 de mayo en la que será su 103ª edición.