Competición

Alonso también queda fuera de la repesca y se despide de la Triple Corona

El asturiano no logra clasificarse para las 500 Millas de Indianápolis tras otra jornada desastrosa para McLaren

Fernando Alonso, tras la repesca fallida para Indianápolis.
Fernando Alonso, tras la repesca fallida para Indianápolis. | periodico

Miguel Martínez

Pidieron unos reglajes a Penske y unas amortiguadores a Andretti, dos de los mejores equipos de las 500 Millas, pero ni así. Ni el ambiente de camaradería que reina en el 'brickyard' pudo evitar el desastre, aunque fuera por caridad. El McLaren-Carlin nunca tuvo la velocidad necesaria y Fernando Alonso quedó fuera incluso de la repesca. Así que el ganador del GP de Mónaco y de Le Mans tendrá que esperar un proyecto mejor, esperar a otro año, para lograr el triunfo las 500 Millas de Indianápolis y con él la Triple Corona.

Alonso, en su decepcionante McLaren. / AP

McLaren subestimó la dificultad de construir un coche para las 500 Millas. Se asoció con el peor, Carlin, y el resultado no pudo ser más nefasto. Alonso no logró entrar entre los 30 mejores de la clasificación del sábado, y ni siquiera encontró un hueco en la repesca del domingo, un todo o nada para seis pilotos de los que se clasifican tres. Ni eso. "Los cambios han ayudado ayudado a mejorar algo. pero no hemos tenido entrenamientos para probarlos, solo las vueltas de clasificación y siempre que vas a una clasificación es un todo o nada", desveló el piloto asturiano, rodeado de cámaras y periodistas tras bajarse del coche:  "Siempre es una gran noticia si no me clasifico o quedo último".

Más lento

El asturiano ya sabía cuando salió a pista lo que habían hecho dos de sus rivales en la repesca, James Hinchfliffe y Max Chilton. La media del primero fue de 227.543 millas por hora y la del segundo de 226.192. La media de Alonso fue de 227.353 mph, es decir, mejor que Chilton y por detrás de Hinchcliffe. Quedaban por salir tres pilotos y Alonso necesita que al menos dos fueran más lentos que él. Sage Karam fue más rápido que los tres anteriores y logró el pase, dejando a Alonso  a expensas de la actuación de Kaiser y Patricio O'Ward.

Este último, con el coche de su compañero Chilton adaptado, poco pudo hacer y quedó eliminado. Y quedaba solo Kaiser, con el Juncos que habría estrellado solo dos jornadas antes. El estadounidense protagonizó la sorpresa y dejó fuera al McLaren del asturiano. Y aunque en la Indy es común comprar una plaza en la parrilla cuando equipo puntero queda fuera de la clasificación, no parece el caso. Alonso no está de humor para volver a subirse a semejante “perola”.