Novedades

renault zoe

Paso a la tercera generación del Renault Zoe

La marca del rombo presenta la nueva generación del eléctrico con una autonomía de 390 kilómetros.

zoe-3
Nuevo Renault Zoe. | motor

Redacción / Agencias

Renault acaba de poner en el mercado la tercera generación del Zoe, su modelo 100% eléctrico, que ahora llega con una batería de 52 kilovatios hora que eleva la autonomía del vehículo hasta 390 kilómetros (en ciclo WLTP), y que también presenta más posibilidades de recarga gracias a la introducción de la carga en corriente continua.

La parte delantera del vehículo ha sido totalmente rediseñada y ahora el capó converge hacia un logotipo más grande y vertical que da paso a la tapa de recarga. La nueva forma del paragolpes incorpora unas inserciones cromadas a la altura de la calandra, de la rejilla y de los antinieblas.

Por su parte, en la zaga, la firma luminosa, de trazos horizontales, se pasa al rojo para ofrecer una mayor visibilidad. La iluminación dinámica del intermitente led barre el piloto desde el centro hacia el exterior y los repetidores integrados en los retrovisores laterales también cuentan con iluminación led.

En el interior, destaca la pantalla de 10 pulgadas (disponible desde el primer nivel de acabado). Bajo la pantalla del sistema multimedia Renault Easy Link, la consola central incorpora novedades tecnológicas como, por ejemplo, palanca de velocidades electrónica, freno de aparcamiento automático o cargador para teléfonos móviles de inducción.

Gracias a una batería de 52 kilovatios hora, el nuevo Zoe ofrece ahora una autonomía de hasta 390 kilómetros (en el ciclo WLTP), lo que supone un incremento del 20% en comparación a la versión anterior. El aumento de la capacidad energética no supone ningún cambio en el tamaño de la batería.

La batería del Zoe puede también cargarse hasta 50 kilovatios en los bornes que funcionan en corriente continua (DC), adecuada para los grandes trayectos, sobre todo si se circula por autopistas. En un borne DC a 50 kilovatios, el nuevo Zoe almacena, en 30 minutos, suficiente energía para recorrer unos 150 kilómetros.