Novedades

CITROËN C5 AIRCROSS

Nuevo Citroën C5 Aircross, plus de confort

El buque insignia de la firma será el primero en ofrecer una variante híbrida enchufable en 2020.

Nuevo Citroën C5 Airccross, para recorrer el mundo

Galería 4 fotos

Nuevo Citroën C5 Aircross, plus de confort

/

X
@TelvaSV

A finales de 2016 llegó el C3, en octubre de 2017 el C3 Aircross, hace apenas dos meses el nuevo C4 Cactus y ahora estamos ante la siguiente propuesta para proseguir la ofensiva: el Citroën C5 Aircross versión europea. La marca del chervon tiene claras las cartas con las que jugar esta partida de resistencia que es el mercado SUV y no parece irles nada mal. Con el primer C4 Cactus aprendieron la lección: un vehículo arriesgado no gustará a todo el mundo pero tampoco pasara desapercibido. Aprovechando el filón, la renovación de sus modelos ha ido ligada al lenguaje de diseño sencillo y juvenil que planteó el pionero y su nuevo buque insignia no iba a ser menos.

El lenguaje de diseño ha ido evolucionando con cada modelo pero siguen existiendo elementos clave que los identifican como nueva hornada Citroën.  Los Airbumps han pasado a ser meramente decorativos pero ahí siguen, las luces traseras con cuatro módulos en su interior, el perfil elevado con barras en el techo, el morro horizontal y las llantas de gran tamaño son los elementos más característicos junto a sus infinitas posibilidades de personalización. Como miembro del Grupo PSA comparte plataforma con el Peugeot 3008 pese coincidir tan solo en la anchura de 1,84 metros. El resto de cuotas del C5 Aircross son: 4,50 metros de largo por 1,67 m de alto con las barras incluidas y 2,73 metros de batalla. La altura respecto al suelo es de 230 milímetros.

Los grupos ópticos traseros son una seña de identidad de la gama SUV | Citroën

El mejor modo de diferenciar al C5 Aircross será mirando por el retrovisor. Su frontal difiere por completo con tres bloques claramente separados: El superior con las finísimas luces de día integradas en la parrilla que surge del chevron central, la parte central con los grupos ópticos más estrechos de la familia francesa (también integrados con la rejilla) y la zona inferior con las molduras decorativas de diferente color presentes en toda la gama.

El interior es sencillo pero bien acabado, con alta presencia digital| Citroën

El interior sigue la pauta de líneas básicas del exterior y establece cierta coherencia con el resto de sus hermanos pese a ser el “tope de gama”. Esta denominación es palpable en el uso de materiales de mayor calidad pero sobre todo en el aspecto digital, donde la protagonista es la pantalla TFT configurable de 12,3 pulgadas que permite tener un cuadro de mandos personalizable. Además, la pantalla táctil capacitiva de ocho pulgadas se encuentra en una posición más elevada y estéticamente han conseguido integrarla mucho mejor.

Con la intención de convertirse en el SUV más cómodo del segmento C, el C5 Aircross presenta dos soluciones destacables: Las suspensiones de Amortiguadores Progresivos Hidráulicos y los asientos Advanced Comfort, con una espuma extra de 15 mm de grosor. Durante el breve contacto pudimos disfrutar del cómodo agarre que ofrece ese mullido pero no sabemos como puede afectar un recorrido largo o el paso del tiempo.

Los asientos cuentan con una espuma extra para mejorar el confort | Citroën

La modularidad y el espacio interior es otra de las bazas del Citroën C5 Aircross y con razón. A diferencia del modelo chino, la variante europea ofrece de serie las 3 plazas traseras individuales escamoteables, deslizantes y reclinables, todo en uno y con una amplitud excelente. Esta versatilidad permite que al mejor maletero del segmento, con 580 litros de capacidad, le puedas sumar la posición de asientos adelantados de 720 litros y 1630 litros con ellos reclinados. Si a la funcionalidad y habitabilidad le sumas lo último en conectividad y sistemas de ayuda a la conducción, tienes el pack completo que Citroën entiende como confort 360 grados.

El C5 Aircross tiene el mejor maletero del segmento C-SUV | Citroën

La oferta mecánica contará con 2 motores PureTech de 130 y 180 caballos además de las variantes diésel BlueHDI de 130 y 180 CV con opción de combinarlo con cambio automático EAT8 para los bloques de gasóleo y el gasolina más potente. El último SUV presentado por la firma francesa llegará en septiembre pero todavía no se han desvelado precios. Durante la presentación Linda Jackson, Directora de Citroën, anunció la llegada de una variante híbrida enchufable para principios de 2020 convirtiéndose en el primer modelo de la marca de este tipo. Esta introducción forma parte de una estrategia de electrificación que pretende tener un modelo de propulsión baja en emisiones en el 100% de su gama en el 2025.