Novedades

Mercedes E 300 de

Mercedes E 300 DE, un híbrido con diésel

La marca no renuncia al gasoil y lanza este híbrido de mínimo consumo y bajas emisiones.

18c0838 182
Mercedes-Benz E 300 de. | motor

En el proceso de electrificación que se ha impuesto, Mercedes ha establecido tres categorías. La EQ Boost con vehículos provistos de la tecnología mild-hybrid de 48 Voltios de la que la marca ya ofrece un total de 20 versiones en toda su gama con motores de cuatro y seis cilindros y que hasta el 2022 llegará a todos los motores térmicos.

La segunda categoría es la EQ Power y engloba a los modelos híbridos enchufables que muy pronto ofrecerá una variada gama ya que a finales de año llegarán las versiones de las Clase A y B con una autonomía de 60 kilómetros y el GLE  con una autonomía puramente eléctrica de 100 km. Finalmente está la categoría EQ con modelos cien por cien eléctricos y que acaba de estrenarse con el nuevo EQC.

Buena combinación

Dentro de la segunda categoría, Mercedes acaba de lanzar al mercado el 300de haciendo una singular combinación ya que si bien utiliza la tecnología híbrida, no recurre a un motor térmico de gasolina sino a uno de gasoil. Y es que a pesar de todo cuanto se diga, los motores diésel son los más eficientes en cuanto a consumos a la hora de una utilización rutera.

Es por ello que el beneficio de una tecnología híbrida combinada con un motor diésel da resultados muy positivos no solo por el consumo sino también por el disfrute de la etiqueta 0 de la DGT que permite circular por todos los rincones de la ciudad, sin retricciones de ninguna clase.

El Mercedes 300de combina un motor diésel de última generación con una nueva válvula EGR adicional con un escape nuevo que permite optimizar la acción del AdBlue  reduciendo al máximo las emisiones de NOx. Rinde 194 CV  y va asociado a un motor eléctrico que ofrece 122 CV con lo que la potencia total se sitúa en los 306 CV ofreciendo un consumo medio de 1,7 litros según el ciclo NEDC. En modo puramente eléctrico ofrece una autonomía de 54 kilómetros (prácticamente la misma en la versión familiar).

En la  toma de contacto que realizamos en un recorrido que combinaba ciudad, autovía y autopista, respetando los límites y sin estar buscando una conducción eficiente al máximo, obtuvimos un consumo de 3,9 litros a los cien kilómetros.

Máxima eficiencia

Para lograr la máxima eficiencia con un buen rendimiento, el 300de dispone de cinco modos de conducción: Individual, Economy, Confort, Sport y Sport+ y también cuatro modos de conducción eléctrica. El E Mode es el eléctrico cien por cien, el Hybrid, combina de forma automática la gestión del motor eléctrico y la del motor térmico, el modo E-Save conserva la carga de la batería y el modo Charge hace que el motor térmico cargue la batería.

Combinando estos modos en función del tipo de carretera por donde se circula se pueden conseguir resultados muy buenos en consumos sin tener que sacrificar prestaciones. Y aunque parece muy difícil de llevar a cabo estas operaciones, en realidad es sumamente fácil y en este caso se disfruta de un gran  confort de marcha.

La batería que nutre al motor eléctrico es de iones de litio con una capacidad de 13,5 kW/h. Gracias al cargador de a bordo con una potencia de 7,4 kW, la batería puede cargarse en solo una hora y media. Tiene una garantía de seis años ó 100.000 kilómetros.