Mercedes-AMG A 35 Sedán

Mercedes-AMG transforma el Clase A Sedán en una berlina deportiva

Llegará con el mismo motor que el AMG A 35 compacto, un 2.0 litros de 306 CV de potencia y 400 Nm de par máximo.

Mercedes-AMG A 35 Sedán.
Mercedes-AMG A 35 Sedán. | MERCEDES-AMG
@alexsoler66

Mercedes-AMG amplía la gama Clase A con la versión más deportiva de la variante berlina del vehículo, que estrenó generación el año pasado con un importante cambio estético y un interior renovado con una clara apuesta tecnológica. En este caso, desde Affalterbach han decidido mantener el motor que monta la versión compacta, un propulsor gasolina de 2.0 litros y 306 CV de potencia y 400 Nm de par máximo, que le permite hacer el 0 a 100 en 4,8 segundos y alcanzar una velocidad máxima, limitada, de 250 km/h con un consumo de 7,3 litros cada 100 kilómetros.

Estéticamente, parte del Mercedes-Benz Clase A Sedán, manteniendo los elementos más característicos, como, por ejemplo, sus grupos ópticos. No obstante, como todos los AMG, introduce una serie de componentes para acentuar su carácter deportivo tanto dentro como fuera. En en el exterior, el spoiler sobre la tapa del maletero, las molduras cromadas, el difusor trasero de color negro con una salida de escape doble y unas llantas de 18 pulgadas, o 19 opcionales, darán este toque racing que caracteriza a los vehículos que salen de Affalterbach.

En el interior, también mantendrá las líneas generales de la versión estándar, aunque incorpora asientos deportivos de cuero sintético y microfibra, cinturones de color rojo, que combinarán con costuras rojas de contraste a lo largo del habitáculo y, opcionalmente, el volante AMG Performance. No faltará el sistema de infoentretenimiento MBUX con reconocimiento de gestos y el cuadro de instrumentos digital formado por dos grandes pantallas.

Dinamismo y deportividad

El motor se asociará a una caja de cambios AMG Speedshift DCT de doble embrague y siete velocidades y mandará toda su potencia a las cuatro ruedas mediante el sistema de tracción total AMG Performance 4Matic. El sistema de escape permitirá variar el sonido del propulsor a través del selector de modos de conducción, que ofrecerá el modo Slippery (terrenos resbaldizos), Comfort, Sport, Sport+ e Individual, que además acutarán sobre la dirección, la respuesta del acelerador y la transmisión para adaptarse a las demandas del conductor.

El AMG A 35 Sedán incorporará también el sistema AMG Dynamics, que permite personalizar la intervención del control de estabilidad, y la suspensión adaptativa AMG Ride Control, que ofrece la posibilidad de ajustar la dureza de la suspensión, que también cambia con el modo de conducción. Por último, el sistema AMG Track Pace permitirá a los usuarios habituales de circuitos comprobar todos los datos en lo relativo a prestaciones y los tiempos de vuelta para tenerlo todo bajo control.